Constantino Álvarez: «Toreros como Roca Rey van a ayudar a salir del “impasse” en el que está la tauromaquia»

El presidente del Consejo de Administración de la plaza de toros de Santander analiza la feria de Santiago que comenzará mañana, y se prolongará hasta el sábado 30 de julio

Cinco corridas de toros, un festejo de rejones y una novillada picada componen la feria de Santiago que se celebrará en la capital cántabra. Un serial en el que están presentes los principales toreros del escalafón, además de muchas caras jóvenes. Una apuesta por los nuevos valores que se medirán con las ya contrastadas figuras. Constantino Álvarez analiza para LA RAZÓN la feria que comenzará en breve.

-A escasas horas de que comience la feria de Santiago 2016, ¿qué expectación se ha generado en Santander?

-Durante estos días se ha generado un interés considerable acerca de la feria. De lo que llevan abiertas las taquillas y, según los primeros datos que nos llegan, el número de abonos y entradas sueltas se ha mantenido como en años anteriores. Según está siendo la demanda, al final de la feria incluso podríamos hablar de un incremento de localidades. Esperemos que la feria siga siendo autosuficiente.

-Esto demuestra que la afición está viva en la capital cántabra.

-Exactamente. Ese es el mejor titular. La afición sigue viva en Santander a pesar de la constante amenaza prohibicionista que se ha producido durante estos meses. La propuesta de eliminar los cien mil euros que aportaba el Ayuntamiento a la plaza partió de la gama blanca de Podemos -ganemos Santander-, y cuya representante se encuentra dentro del Consejo de Administración de la plaza de toros. Su único propósito es eliminar las corridas de toros. Nosotros hemos hecho todo lo posible por que se sigan celebrando toros pero, después de la feria, el Consejo se reunirá para tomar las medidas oportunas.

-Una moción que podría hacer tambalear la próxima feria de Santiago.

-Esta propuesta, que fue refrendada por todos los grupos políticos, a excepción del partido que gobierna en el Ayuntamiento, nos va a dificultar, incluso va a poner en riesgo, hasta cierto punto, la continuidad de los toros en esta ciudad. Lo que no queremos rebajar es el nivel que hemos alcanzado durante estos años reduciendo el número de festejos o disminuyendo la calidad de los mismos. Esa aportación municipal iba destinada cada año a mantener la plaza y a pagar a los tres funcionarios que trabajan en ella.

-¿Qué balance hace de los carteles?

-Creo que es una feria absolutamente rematada. Hemos combinado las jóvenes promesas con los matadores ya contrastados. Un serial en el que están anunciados los cinco toreros que salieron por la puerta grande en 2015. Como novedad, este año están anunciados por partida doble dos toreros más aparte del triunfador. Nosotros no solíamos anunciar dos tardes más que al triunfador de la feria anterior, pero este año creíamos que era necesario anunciar en dos ocasiones, aparte de a Perera, triunfador en 2015, a Roca Rey y a Alejandro Talavante, por sus trayectorias y porque son del gusto de nuestra afición.

- Una gran apuesta por parte de Perera y Talavante que lidiarán la corrida de Adolfo Martín. ¿Cree que este tipo de gestos hace que las ferias tengan un mayor atractivo y que el público acuda con mayor ilusión al salir de la monotonía de carteles?

-Estoy totalmente de acuerdo con lo que formula en la pregunta. Entre todos debemos hacer lo posible para que los que somos aficionados a los toros tengamos los datos y los valores necesarios para que la fiesta no decaiga. Estamos encantados de que hayan tomando la decisión de lidiar ese hierro ganadero, que nos hayan escuchado y hayan tenido a bien hacer algo que no es habitual.

-Un cartel que completa Manuel Escribano.

-Estoy convencido de que va a estar presente el próximo sábado en Santander.

-Roca Rey, como en otras grandes ferias, vuelve a ser uno de los pilares importantes del abono. ¿Son las nuevas generaciones el aliciente de las ferias?

-En Santander siempre se ha tenido en cuenta a aquellos matadores que recientemente han tomado la alternativa. Roca Rey acaba de salir por la puerta grande de varias plazas, donde ha demostrado un valor enorme y un buen hacer que, sin lugar a dudas, nos ha incentivado a apostar por él.

-Pero, además de él, también hay otras caras jóvenes en el serial.

-Así es. Hemos querido mezclar los matadores de toros que ya están consagrados con las jóvenes promesas. Santander les puede servir para dejar de ser promesas y pasar a ser una auténtica realidad. Es el caso de Gonzalo Caballero, la rejoneadora Lea Vicens o Ginés Marín.

-¿Cree que el relevo generacional se está produciendo en el toreo?

-Sí. Además creo que es necesario que haya ese relevo, porque la fatiga y la monotonía nos lleva al aburrimiento, y en estos momentos es lo que menos nos hace falta. Esta evolución la va a encabezar Roca Rey. Estoy convencido de que matadores de toros con ese estilo, esa juventud y ese poder van a ayudar a salir del “impasse” en el que estamos ahora mismo y van a enriquecer la tauromaquia.

-Santander estará con Víctor Barrio.

-Sí. El próximo martes, 26 de julio, a las 11 del mediodía, va a tener lugar una misa en el ruedo de la plaza de toros para homenajear a un torero que un día estuvo en Santander. Queremos que la afición santanderina lo reconozca y que tenga un recuerdo hacia él.

-Por último, le quiero preguntar por las ganaderías, ¿qué balance hace del elenco ganadero de este año?

-Nosotros cada año hacemos un estudio de las ganaderías que de alguna manera han tenido una actividad positiva durante el año anterior. En Santander siempre anunciamos a las ganaderías triunfadoras en la feria pasada, como es el caso de El Tajo y La Reina y Garcigrande. El resto, después de analizar el estudio y comprobar los ajustes con los diferentes matadores de toros, creemos que son las apropiadas. En el festejo de rejones volvemos a apostar por el hierro de Ángel y Sánchez y Sánchez que lleva anunciado en nuestra feria durante 6 años consecutivos y, en la novillada, por la ganadería de José Cruz que este año estará también en Bilbao.