Historia

Cristina Sánchez: «El toro te lo exige todo, hasta estar dispuesto a morir»

Junto a El Fundi y José Luis Bote centraron la atención de la tarde

Los toreros en un momento del encuentro
Los toreros en un momento del encuentro

Los matadores de toros José Luis Bote, El Fundi y Cristina Sánchez así como varios forcados portugueses protagonizaron la tarde de la segunda jornada del Fórum Mundial de la Cultura Taurina que se celebra en las Azores, y tanto unos como otros ensalzaron los múltiples valores que la tauromaquia les ha aportado tanto profesionalmente como en su vida personal.

Los toreros tomaron la palabra tras la emisión de la película "Tú solo", de Teo Escamilla, un documental sobre los inicios de la Escuela Taurina de Madrid que sirvió como preámbulo de una mesa redonda sobre "Los valores educativos del toreo en la infancia y la adolescencia.

Bote y Fundi, como nuevos directores de ese centro, coincidieron en señalar que es necesario inculcar a las nuevas generaciones los valores que les enseñaron sus maestros y que tanto les han servido a todos los niveles de su vida.

Según José Luis Bote, "los chavales de ahora no están acostumbrados a la dureza de entonces, que en realidad es la que impone el propio toro. Pero es así, con disciplina y exigencia, como se asimilan valores presentes en el toreo como la voluntad, el sacrificio, la capacidad de superación, la responsabilidad, la perseverancia, la honestidad, el respeto y hasta la puntualidad. Esos valores no se deben perder ni en el toreo ni en la sociedad", recalcó.

El Fundi incidió en su nueva vertiente taurina, y aseguró que le gustaría "hacer sentir a los chavales de ahora valores que se han perdido en todos los campos e inculcarles la pasión y el respeto por una profesión tan bonita y tan difícil, que es, además, una escuela de vida. Porque, más allá de si se llega a ser figura o no, el toreo te enseña a andar por la vida de una manera recta y digna".

Por su parte, Cristina Sánchez redundó en que "el tesón, el esfuerzo y todas esas cosas que implica el hecho de ser torero también son primordiales para la vida. El tener que afrontar desde niño responsabilidades directas de cara a tu futuro te lleva luego a afrontar circunstancias complicadas de la vida con gran entereza".

"Lo de ser torero –añadió la torera madrileña- es otra historia, una profesión muy diferente a todas las demás. En realidad, somos unos privilegiados por haber podido vivir y sentir tan profundamente gracias al toreo. Te lo exige todo, incluso estar dispuesto a morir, pero también te lo da todo cuando te entregas".

En la primera mesa redonda de la tarde se trató "El valor de la solidaridad sobre la arena", con la participación de forcados de distintas épocas que expusieron, con elocuentes ejemplos el gran compañerismo que existe en esta especialidad colectiva del toreo portugués, y que puede considerarse un gran ejemplo para la sociedad actual.

El veterano Simâo Comenda, legendario cabo del grupo de Montemor, aseguró que el espíritu solidario se siente "desde el momento en que uno se integra en el grupo, por la estrecha relación que existe entre todos. Pero, en general, todo el toreo está impregnado de solidaridad, tanto en el ruedo, con los compañeros, como fuera de él, con los más necesitados. Cuanto más tiempo pasa más orgulloso me siento de haber sido forcado", reconoció Comenda.

Joâo Simoes, antiguo miembro del grupo de Aposento da Moita, explicó que la solidaridad del forcado ya está presente desde sus orígenes como figura taurina, cuando salían al ruedo para defender al rey bajo su palco, pero sobre todo permanece en el gran compañerismo que existe en los momentos más graves y delicados de la lidia y en las convalecencias.

Por su parte, José Fernando Potier, presidente de la Asociación Nacional de Grupos de Forcados, considera que ya desde el entrenamiento el forcado está ayudando a sus compañeros. "En este campo –explicó- es importante aprender a ser humilde porque lo primero es el grupo, no el individuo. Y por eso un importante hombre de marketing de Portugal quiso que expusiera a sus trabajadores nuestro ejemplo buscando el mejor funcionamiento de su empresa".

"En ese sentido, aseguró Potier, los forcados somos aficionados y actuamos en muchos actos benéficos, pero a veces pensamos mucho en los demás y poco en nosotros", poniendo en evidencia la falta de seguros médicos y los problemas de atención que de siempre han tenido los grupos de forcados.

Finalmente, Adalberto Belerique, cabo del grupo de forcados de la Tertulia Tauromaquica Terceirense, organizadora de este Fórum, resumió la filosofía del forcado con esta frase: "La pega (el acto de enfrentarse e inmovilizar a un toro a cuerpo limpio) es un acto de solidaridad ente ocho personas, de los unos con los otros y de todos con el grupo".