David Mora, solitaria oreja en un interesante cierre de feria

Alberto Aguilar destacó por su valerosa faena al segundo Valdefresno

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

David Mora cortó la única oreja en el cierre de la Feria de Dax, tarde interesante en la que además del diestro de Borox, que ya pudo pasear un trofeo en el tercero, también Alberto Aguilar derrochó ganas e hizo un gran esfuerzo con su primer Valdefresno, que presentó un corridón de toros muy ofensivo.

Sorteó primero un toro, que parecía de otra época, al que lo toreó a placer por verónicas y una media superior. Lo sometió por bajo y corrió la mano por el izquierdo en excelentes naturales. Muy buenos. Siguió por esa mano, pues por la derecha acortaba más las distancias y los pases no eran tan armoniosos. Pena que el toro no transmitió demasiado y la faena no caló en el tendido, demasiado frío. Incomprensible silencio.

Se desquitó en el sexto. Toro con muy buen son al que aprovechó en la faena de muleta. Comenzó con ayudados por alto, muy lograda la continuación por la derecha. Lo cuajó por ambos pitones hasta que se fue apagando. Montó entonces la espada y lo pasaportó de buen estoconazo.

Juan Bautista sorteó un primero bien armado que hizo caso omiso a los capotes hasta que su lidiador le cuajó excelentes verónicas y una media superior. Tras el brindis al respetable, muleta en mano se dobló con su enemigo con eficaces pases por bajo para ahormar su embestida. La primera tanda fue muy buena, con empaque y gusto, pero en la segunda ya no quedó igual, pues el toro comenzó a protestar. Por la izquierda, no llegó a acoplarse por su falta de recorrido.

En el cuarto, otro toro con impresionantes puñales, quedó en blanco con el percal por la violencia del animal que echó las manos por delante. Se dobló con la muleta y le robó algún derechazo estimable, pero sus cabeceos hicieron que, tras los de aliño, fuera a por la espada.

Alberto Aguilar tuvo un segundo bastante potable, pero se partió el pitón. Salió un sobrero del mismo hierro que se impulsó a arreones. Le robó una tanda tremenda por la derecha a base de jugarse las femorales. Soberbio uno de pecho. Entre la música, se echó la muleta a la izquierda y le toreó más entregado. Lo mató de estocada entera.

Otro «pájaro» fue su segundo. Le recibió con una larga cambiada ajustadísima. Brindó al público y lo citó desde los medios. Una tanda superior por el derecho y tres más cortitas, pero con contenido. Se rajó entonces el de Valdefresno y Aguilar lo persiguió por toda la plaza sin suerte. Desesperado fue por la espada y, tras despacharlo, recibió una calurosa ovación desde los medios.

En Dax (Francia), sexta y última de feria. Se lidiaron toros de Valdefresno, el 2º como sobrero, bien presentados y de aparatosa presencia. Mejores, 3º y 6º, el resto cumplieron. Juan Bautista, palmas y silencio; Alberto Aguilar, palmas y saludos; y David Mora, silencio y oreja. Lleno en los tendidos.