El clavel del día de la Prensa

Arriba, la Infanta Elena que asistió en representanción de la Casa Real
Arriba, la Infanta Elena que asistió en representanción de la Casa Real

La Corrida de la Prensa es una de las citas que marca el mayo venteño. Y como en todos los días subrayados en el mes taurino, las caras conocidas se dejaron ver por alrededores y tendidos de Las Ventas. Todos deseaban que se abriera la Puerta Grande, pero se abrió el quicio de la enfermería. Lo menos deseado en un tarde de toros, pero sucedió. Entre las más de veinte mil personas que presenciaron esos agobiantes segundos en el tendido, estaba en una barrera del primer tendido la Infanta Elena. Suya fue la representanción de la Casa Real en la tarde de la comunicación. Reconocida aficionada. Podría haberse sentado en su amplio Palco Real, situado al lado de la presidencia, pero a Su Alteza Real le gusta vivir la Fiesta desde bien cerca.

Quien sintió hasta la respiración del toro fue Manolo Sanchís, ex jugador del Real Madrid, que ocupó un espacio en el callejón de Las Ventas. Al igual que habituales como Fernando Sánchez Dragó y Salvador Victoria, consejero de Presidencia y Justicia. Ambos son asiduos a la primera plaza del mundo como el humorista Paco Arévalo, que compartió la tarde junto al diestro Palomo Linares, o el diplomático Inocencio Arias y el periodista Miguel Ángel Aguilar.

Veteranos en ir a los toros y que ayer no recurrieron a excusas fueron Adolfo Suárez, Pilar González del Valle, marquesa de la Vega de Anzo; y el matador de toros Jaime Ostos. Entre las caras «nuevas» en este San Isidro estuvo el actor Antonio Resines y los matadores de toros Miguel Tendero y Saúl Jiménez Fortes, que asistió acompañado de su apoderado, Julián Guerra. Tarde de clavel en la que se vivió la cara y la cruz del toreo, presenciada por veteranos y nuevos aficionados, que no se perdieron el Tradicional Festejo de la Prensa.