El Juli, como Talavante y Silveti, corta una oreja en su vuelta a los ruedos

Julián López «El Juli»
Julián López «El Juli»

Nimes (Francia). Se lidiaron toros de Victoriano del Río, bien presentados y de juego desigual. Tres cuartos de entrada.

El Juli, de catafalco y plata, estocada corta, descabello (oreja); pinchazo, estocada corta, dos descabellos (palmas).

Alejandro Talavante, de grana y oro, estocada, dos descabellos, aviso (oreja); estocada (saludos).

Diego Silveti, de blanco y oro, pinchazo, estocada trasera (saludos); estocada, descabello (oreja).

A oreja por coleta salieron los actuantes del último festejo de la Feria de Pentecostés, en el que había puesta gran expectación. Primero, y principalmente, por el regreso de El Juli y, segundo, por la confirmación de alternativa de Diego Silveti. El madrileño cuajó una faena muy importante al primero de su lote, llena de temple por ambos pitones ante un animal de embestida noble y repetidora. La línea fue de menos a más, a medida que toro y torero fueron acoplándose. Sin embargo, El Juli no pudo rematar su tarde, ya que el quinto fue un auténtico inválido que embistió tambaleándose. Pese a que lo intentó, se tuvo que ir en busca de la espada.

Además, en el ruedo galo se vio a un importante Talavante, en su primer paseíllo tras la encerrona de Madrid, ante el tercero. El extremeño comenzó la faena con dos ayudados por alto y un pase cambiado. Una labor muy variada y de especial inspiración. Su detalle de la tarde fue desprenderse del estoque ayudado y torear con la diestra sin estar la muleta montada. El epílogo de la lidia al tercer «Victoriano» fueron unas bernadinas y una estocada que le sirvió para tocar pelo. Sin embargo, ante el quinto, un animal noble pero que le faltó transmisión, la faena tuvo altibajos. Pese al buen hacer del diestro, no terminó de conectar con los tendidos.

Por su parte, el mexicano Diego Silveti abrió plaza al confirmar alternativa en el Coliseo. En el ejemplar de su debut mostró elegancia en un toreo por ambos pitones. Sin embargo, ya con el capote llamó la atención del tendido al realizar un primer quite por gaoneras y, luego, una réplica a El Juli por navarras. En el último tercio, el mexicano practicó un trasteo elegante y profundo. Tanto es así que, de no haber pinchado con la espada, hubiera podido tocar pelo y apuntarse un doble trofeo.

Tras lucirse de nuevo en otro quite por gaoneras ante el que cerró plaza, el torero mexicano aprovechó la buena condición del toro. Aunque manseó en los primeros tercios, el «Victoriano» se vino arriba en el último, momento en el que Silveti cuajó otra gran faena que concluyó con una ajustadísima serie de bernadinas. Esta vez, con la espada no erró y consiguió tocar pelo.

Previamente, en la matinal, Diego Ventura salió por la Puerta de los Cónsules en la penúltima de feria. Toros de Fermín Bohórquez, manejables en general. El 5º, premiado con la vuelta al ruedo. Pablo Hermoso de Mendoza, saludos y dos orejas; Diego Ventura, dos orejas y dos orejas y rabo; Joao Moura, oreja y ovación con saludos. Lleno en los tendidos.

Por otra parte, en Vic-Fezensac también hubo doble función. Por la mañana, Diego Urdiales y Javier Castaño torearon en un mano mano que debió celebrarse el pasado sábado pero que la lluvia impidió. Así, en un festejo concurso de ganaderías, se lidiaron toros de La Quinta (1º y 2º), Murteira Grave (3º, 4º y 5º bis, este último fuera de concurso) y Robert Margé (6º). El 1º, premiado con la vuelta al ruedo. Diego Urdiales, oreja tras aviso, silencio y silencio; y Javier Castaño, silencio, saludos y aplausos. Más de dos tercios de entrada. Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Pepe Luis Vázquez.

Asimismo, en sesión vespertina, se lidiaron toros de Adelaida Rodríguez, muy bien presentados y de nulo juego, y uno (5º) de José Escobar, soso. Juan Bautista, saludos y silencio; Iván Fandiño, silencio y oreja; y Alberto Aguilar, silencio y silencio tras aviso. Dos tercios de entrada.