El largo invierno en Las Ventas

El final de la temporada taurina no implica el final de la actividad en el coso madrileño

Imagen de la fachada exterior de Las Ventas
Imagen de la fachada exterior de Las Ventas

El pasado 12 de octubre terminó la temporada taurina en la plaza de Las Ventas. Los toros esperan en el campo, plácidamente, la llegada de 2015; los toreros hacen las maletas para viajar a América, toman vacaciones, entrenan en el campo y algunos aprovechan para contraer matrimonio; y los aficionados marcan cruces rojas en los calendarios de la cocina, matando el gusanillo veleto y zahíno a base de charlas, coloquios y visitas a ganaderías. Pero, ¿y el coso venteño?

Por el ruedo de la calle Alcalá han pasado 362 toros, 69 toreros, 57 novilleros y 15 rejoneadores en 64 festejos. Recibió 920.000 espectadores. «Desde finales de septiembre empezamos a trabajar en la temporada siguiente; octubre es un mes para planificar toda la actividad de invierno que tiene que ver con la actividad cultural y recreativa, pero además empiezan a verse toros en el campo, se analiza el escalafón del año, cómo puede evolucionar la temporada de 2015, se producen todas las liquidaciones pendientes con toreros, ganaderos y banderilleros, seguimos con el mantenimiento de la plaza, saneamiento de corrales...», explica José María Bavian, director de Comunicación de Taurodelta.

Pero vayamos por partes, o lugares. En los despachos, durante el mes de noviembre «se cierra el calendario del año que viene para que los veedores puedan comenzar a visitar las ganaderías y desde aquí organicemos la llegada de las corridas a Madrid», añade José María Bavian. Pueden llegar a verse en el campo alrededor de 100 corridas de toros. Ahí es nada. Entre cuatro paredes también está el equipo de Comunicación, que si bien lógicamente reduce el ritmo y aprovecha para tomar vacaciones, continúa con el mantenimiento y actualización tanto de los perfiles en las redes sociales como de la página web de Las Ventas, además de atender las demandas informativas de los periodistas y las sugerencias de los aficionados. En los corrales, Florito realiza labores de campo y comienza un proceso de limpieza, desinfección y renovación de la estructura de acuerdo con los requisitos sanitarios existentes. «Hay que acondicionar todos los dispensadores de alimentación de las reses y, cuando termine toda la actividad en el ruedo, levantarlo y ponerlo nuevo a finales de febrero, marzo», indica el responsable. Sí, el ruedo también. Al igual que el edificio levantado junto a los barrancos del arroyo del Abroñigal, requiere cuidados. Bajo la supervisión del arquitecto que tiene designado el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, Taurodelta revisa toda la estructura de la plaza, anclajes, pintura, etc.

En cuanto al aficionado, no hay festejos pero sí actividades culturales tanto taurinas como fuera de este ámbito. Además del tour y el museo, que mantienen su actividad, Taurodelta y el Centro de Asuntos Taurinos han programado el II Ciclo de Cine y Documental Taurino, que empezó a finales de octubre. Un abono cada sábado por la mañana que combina el visionado de una película o documental con un coloquio posterior entre los protagonistas o profesionales del mundo del toro, tales como toreros, ganaderos o periodistas. El público en general también tiene espacio en el invierno venteño. Hay acuerdos con Warner Music para la programación de espectáculos musicales y con el promotor Luis Álvarez para eventos teatrales en el Gran Tetro Ruedo, un recinto climatizado y cubierto con capacidad para 900 personas. Un invierno largo, sin bureles, hombres con trajes de luces y caballos en el ruedo, pero con mucho trabajo en las oficinas y planes culturales para minimizar la espera de los rayos primaverales que devuelvan los toros a Las Ventas. Ánimo, ya queda menos.

¿Qué pasa con...?

Toros. Los sobreros que quedaron en los corrales de Las Ventas tras finalizar la temporada son: devueltos a la ganadería si el ganadero aún los quiere, revendidos a otras plazas, trasladados al campo (si están en edad y condiciones) para el inicio de 2015, o sacrificados.

Veterinarios. Al depender del Colegio de Veterinarios de Madrid, los quince -tres equipos de cinco- que trabajan en Las Ventas durante la temporada (pagados por Taurodelta) cesan su labor durante el invierno.

Trabajadores. En Las Ventas hay una plantilla de fijos discontinuos compuesta por más de 380 personas relacionadas directamente con la celebración del espectáculo taurino, cuyo contrato va desde marzo hasta final de temporada. No obstante, algunos de ellos mantienen su trabajo durante el invierno.

Banda. La banda de Las Ventas está compuesta por 24 músicos que sólo se juntan para tocar en la plaza de la calle Alcalá. Todos ellos pertenecen a otras bandas, la mayoría del estamento militar. No vuelven hasta marzo.