El picador Antonio Montolíu deja los ruedos

Y José Calvo se hace banderillero

El picador de toros valenciano, Antonio Montoliú
El picador de toros valenciano, Antonio Montoliú

El picador de toros valenciano Antonio Montolíu -hijo del malogrado Manolo Montolíu y nieto del también picador del mismo nombre- dice adiós a la profesión en la que se inició con apenas dieciséis años y que ha ejercido durante veintiuna temporadas, desde que debutase en Játiva a las órdenes de Luque Moya en 1995.

Sus compromisos laborales fuera de los ruedos -es doctor en Veterinaria y ocupa el cargo de vicedecano en la Universidad Católica de Valencia- hacen incompatible su actividad en los ruedos.

Durante su trayectoria actuó a las órdenes de José Antonio Iniesta, Luis Francisco Esplá, Juan Bautista y Ortega Cano además de prácticamente la mayoría de matadores valencianos, habiendo ido fijo durante los últimos años en la cuadrilla de Juan José Padilla.

Por otra parte, el hasta ahora matador de troso José Calvo ha decidido dejar el oro y pasarse a las filas de plata como subalterno. La falta de oportunidades y la situación actual le han llevado a tomar esta medida que le permitirá seguir conectado al toreo. Calvo, formado en la Escuela de Tauromaquia de Valencia, debutó con picadores el 6 de febrero de 1994, en Vinaroz, lidiando novillos de Salvador Domecq junto a Soler Lázaro y Canales Rivera, tomando la alternativa el 12 de marzo 1997 de manos de Curro Vázquez, con Finito de Córdoba de testigo y toros de Los Bayones.

A partir de ahora para él comienza una nueva etapa que se abrirá el próximo día 16 de marzo, cuando actúe a las órdenes de El Soro en la feria de Fallas.