Fran Rivera deja la UCI y sube a planta

El diestro se recupera del grave percance sufrido

El torero Francisco Rivera Ordóñez abandonó ayer por la tarde la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Quirón Zaragoza, donde permanece ingresado del grave percance que sufrió el pasado lunes en la plaza de toros de Huesca.

Según ha explicado a LA RAZÓN el apoderado del torero, José Cutiño, «la recuperación va muy bien y poco a poco, con una tranquilidad absoluta, irá haciendo vida normal». Sobre el estado anímico del diestro, «se encontraba muy agobiado en la UCI y ahora está muy contento, tranquilo, ya en la habitación».

Respecto a la posibilidad de recibir el alta hospitalaria en los próximos días, Cutiño ha asegurado que «no se sabe nada», a lo que ha añadido que «conforme vaya mejorando, el médico decidirá la fecha porque aún es muy precipitado saberlo». Después de que se le practicaran varias pruebas de control para compararlas con las primeras realizadas, el equipo médico decidió trasladarlo a la planta.

Francisco Rivera estaba anunciado en la tarde del regreso de los toros al coso de Illumbe de San Sebastián, que fue sustituido por el jóven Alberto López Simón, por lo que ayer «era una de las corridas que más ilusión le hacía, pero las circunstancias nunca son como uno quiere y habrá más años para poder ir». Aun así, «no ha querido perdérsela y la ha visto por televisión».

Por la mañana, el torero recibió la visita de su amigo y compañero de profesión, El Juli, quien aseguró a Europa Press que el torero «está en las mejores manos médico-taurinas», de los miembros de su cuadrilla y de su mujer Lourdes Montes.

Cutiño ha querido destacar que «el aspecto más positivo es que no ha habido complicaciones, que eran muy posibles por la gravedad de la cornada, que Francisco se encuentra tranquilo y está loco por recuperarse».