Actualidad

Ingresados en la UCI dos de los novilleros en huelga de hambre en La Santamaría

César Rincón: "La marcha del sábado tiene que ser multitudinariay de agradecimiento a estos jóvenes que han despertado nuestro sentimiento de pertenencia"

Uno de los dos novilleros evacuados abandona La Santamaría en ambulancia
Uno de los dos novilleros evacuados abandona La Santamaría en ambulancia

Los días pesan y el deterioro hace mella en los cuerpos de los jóvenes novilleros que acumulan ya más de veinte días en huelga de hambre a las puertas de la plaza de toros de La Santamaría. Ayer, la salud de Diego Torres y David Rodríguez «El Payo» se resintió. Ambos fueron ingresados en un hospital de la ciudad sobre las cuatro de la tarde hora colombiana. Allí, en la UCI del Hospital de Bogotá, prosiguen y los médicos no son nada partidarios de su regreso a la sentada, puesto que su estado es muy precario.

En el caso, de Torres tiene seriamente afectados los riñones, mientras que a El Payo se le practicará un TAC para descartar la posibilidad de que pueda sufrir un derrame cerebral. La consecuencia de que los días vayan sucediéndose sin que llegue una solución.

El fallo de la tutela interpuesta por la Corporación no ha sido todavía notificado por parte del Tribunal Constitucional, aunque se sigue esperando para finales de esta semana. No obstante, desde los taurinos, existe cierto escepticismo, puesto que dicha resolución también se esperaba para la primera semana de agosto y no se ha producido ninguna variación.

Por otro lado, ayer se produjeron diversas reuniones. Una de ellas, con las unidades de apoyo jurídico de dos concejalías de Bogotá, que han sido nombrados ponentes del Proyecto de Acuerdo presentado por la Administración Distrital para cambiar el conflicto actual de La Santamaría. Durante la misma, se les hizo un resumen de cómo nació la plaza y de qué manera pasó primero de manos de la Familia Sanz de Santamaría al Banco de Bogotá y luego, bajo dación en pago, pasó a formar parte del patrimonio de la ciudad.

Además, se les explicó también las implicaciones del Reglamento Taurino, que es Ley de la República, y de las diferentes sentencias que sobre la materia ya ha expedido el Tribunal Constitucional.

Además, también se produjo otra reunión en la sede de FEDEGAN (Federación Nacional de Ganaderos), entidad gremial que agrupa a todos los sectores de la industria ganadera del país cafetero, incluido el de reses de lidia. En el mismo, estuvo presente el maestro César Rincón, escoltado por otros criadores de bravo como Miguel Gutiérrez, Carlos Barbero y Gonzalo Sanz de Santamaría, además de los empresarios de Manizales y Medellín y del presidente de la Unión de Toreros, Pepe Manrique, y su homólogo de la de subalternos, Guillermo Rojas.

El objetivo fue coordinar diferentes actividades de los estamentos para enfrentar este difícil momento y organizar la Gran Marcha Taurina en la ciudad, que se producirá el sábado en las calles de la ciudad bogotana.

«La marcha tiene que ser algo multitudinario, un acto en el que todos los que estamos agradecidos con la lucha de los novilleros nos juntemos, les demos una gran ovación y les digamos, todos a la vez, estamos con ustedes», confesó César Rincón a la salida de la misma recordando el papel jugado por los futuros matadores de toros.

«Esos novilleros han despertado nuestro sentido de pertenencia, nuestro compromiso con nuestra afición y, sobre todo, la lucha por nuestra libertad. Por eso, queremos que suban a una tribuna y, después de que suene el himno nacional y un pasodoble, darles las gracias por ello», desveló sobre la concentración del sábado.