José Benítez-Cubero: «Lo que más temo es que salga mansa una corrida»

La ganadería de Pallarés hace el paseíllo mañana en Las Ventas «montera en mano»

Debut de novilleros, confirmaciones de alternativas... pero nos olvidamos de uno de los protagonistas de la Fiesta Nacional: el toro. Es la primera vez que la ganadería de Pallarés, ubicada en la localidad sevillana de Marchena, pisa los corrales de la Monumental de Las Ventas durante su tradicional feria de San Isidro. Honor que se ganó a pulso tras el notable juego que dieron sus toros en uno de los desafíos ganaderos de la temporada pasada. Procedente de las manos de la familia Buendía, esta ganadería posee una camada corta en cuanto a sangre colomeña se refiere, puesto que comparte hierro con las reses de Benítez-Cubero. El protagonista del desafío ganadero que tendrá lugar mañana -sin menospreciar, ni mucho menos, a esos tres toreros que se pondrán delante de los mismos- es el toro de Pallarés, junto con el de Rehuelga. Un desafío ganadero que pasará por las manos de Iván Vicente, Javier Cortés y Javier Jiménez. Hablamos así con José Benítez-Cubero Pallarés, propietario de este hierro, como su propio apellido desvela.

¿Le gusta la idea de ir a San Isidro en el formato de Desafío ganadero?

En la vida hay que probar todo. Me gustaría lidiar una corrida completa, tiene uno más oportunidad. Hay más número de cabezas y tienes más probabilidad de que te salga un toro bueno.

En plena semana torista, los tendidos se llenan de aficionados que van a ver un determinado toro, una ganadería concreta. Los hierros denominados «duros» ocupan esta semana -y última- de San Isidro, en la que lo más temido es «el toro manso».

Como ganadero, ¿qué comportamiento del toro le preocupa más?

Que salga manso. Lo que hagan de ahí para adelante es cosas de ellos, como yo digo. Pero lo que más temo es que salga mansa una corrida de toros. No triunfan los toreros, el público no se divierte y fracasamos todos.

¿Cree que estamos en camino de una afición muy «torerista»?

Yo creo que no, los ruedos no son tan «toreristas». Los toreros son muy importantes y a la afición tiene que gustarle los toreros, al fin y al cabo es el artista que está delante y que da espectáculo. Pero, además, el toro también tiene que poner de su parte. Así que creo que tiene que haber un conjunto de las dos cosas.

De los toros que vienen reseñados para Madrid, ¿se decanta por alguno?

Yo siempre digo lo que decían mis antepasados: son todos hijos de vacas bravas. Cuando se arrastre el último ya diremos cuál es, porque luego uno se lleva una sorpresa muy grande. Es con tus hijos y te llevas sorpresas, como para hablar por un toro.

Pero tienen buenas reatas...

Sí, son buenas, si no, no hubiéramos ido a Madrid. Aceptamos porque tenemos alguna confianza, aunque eso de la confianza es muy relativo.

Un cartel compuesto por Iván Vicente, Javier Cortés y Javier Jiménez, ¿se decanta por alguno de ellos?

El otro día estuvieron tentando en casa y la verdad que los tres estuvieron muy bien. Tanto con el capote como con la muleta. Me inclino por los tres, creo que nos pueden sorprender.

Si tuviera que elegir un nombre...

(Se ríe). Si fuera un cartel más diferente lo haría, pero los tres torean muy bien. También son muy jóvenes y tienen todavía que abrirse paso en esto. Yo les había visto torear poco. A Javier Jiménez le he visto más aquí en Andalucía, pero insisto en que cualquiera de ellos nos puede sorprender.

¿Cuál es el truco de sus toros? ¿Qué consejos les ha dado a esos tres toreros?

Que toreen tranquilos, que no piensen en que están en Madrid. Que no lo hagan despacio. Despacio es muy aburrido, tienen que estar tranquilos, que es distinto. Y sobre todo, este ganado de Santa Coloma hay que llevarlo muy bien, hay que ponerse muy «cruzadito» a su sitio y, después, que Dios reparta suerte.

Si tuviera que elegir un tercio de la lidia, ¿con cuál se quedaría?

A mí me criaron mis abuelos en que los toros tienen que ser buenos en todos los tercios. Pero el tercio de capote me encanta. Recuerdo que un día hablando con Curro Romero me decía que le encantaría hacer una corrida de toros entera con el capote. Es muy difícil torear con él.

Y los toros... ¿cuatreños o cinqueños?

Los de Santa Coloma prefiero que sean cinqueños porque es un toro más medianito y cuesta más trabajo meterlo en los kilos que pide Madrid. Pero siendo bravo da lo mismo cuatreño que cinqueño.

El toro perfecto, ¿existe?

Es aquel toro que sale de chiqueros y es bueno durante toda la lidia. Ahora, desgraciadamente, sólo se mide la muleta. Es una pena porque todo se queda en un trámite y todo se reduce a la muleta... Y hay que ver lo bonito que es el toreo de capote, el caballo y las banderillas.

¿Vienen abiertos de sementales?

Sí. No tengo muchos sementales porque todavía la ganadería es de mi mujer y es más cortita de ganado que la mía de Benítez-Cubero, pero van de varios toros.