Juan Leal, alternativa de Puerta Grande en Nimes

En sesión vespertina, Javier Castaño corta dos orejas al sexto, un Miura de vuelta al ruedo

Juan Leal sale a hombros del Coliseo de Nimes
Juan Leal sale a hombros del Coliseo de Nimes

Juan Leal abrió la anhelada Puerta de los Cónsules del Coliseo de Nimes, donde paseó un total de tres orejas en la corrida que sirvió para recibir la alternativa de manos de su compatriota Sebastián Castella, que tuvo que conformarse con dos apéndices que no le permitieron salir por dicha puerta.

Leal recogió bien a la verónica al noble pero flojo ejemplar que abrió plaza, al que le cuajó templados muletazos en redondo antes de terminar arrimándose mucho a los pitones. Tuvo que conformarse con una sola oreja al quedar desprendida la espada.

Ante la áspera embestida de su segundo se vio a un sólido toricantano que sometió mucho al animal tanto por uno como por el otro pitón. Lo mató de pinchazo y estocada entera. Ante el que cerró plaza, Leal inició su trasteo de rodillas en el mismo centro del ruedo. Fue el mejor toro de la corrida y ante él, el francés estuvo muy asentado, cuajando una emocionante faena que le valió las dos orejas tras volcarse con la tizona.

Sebastián Castella realizó una excelente faena a su primero con el que dibujó muy bellos naturales antes de acortar las distancias para arrimarse mucho a los pitones. Su segundo fue un manso ante el que Castella dio su dimensión de torero técnico; mientras que, ante el tercero de su lote, el de Béziers, tras comenzar con un pase cambiado por la espalda, realizó una faena en la que imprimió largura, temple y mano baja a sus muletazos y concluyó con unos doblones.

Coliseo de Nîmes (Francia). Toros de Núñez del Cuvillo, Garcigrande (5º y 6º) y Alcurrucén (3º y 4º), desiguales de presentación y juego. El 1º y 6º, los mejores. Sebastián Castella, ovación tras dos avisos, oreja tras aviso y oreja tras aviso; Juan Leal, que tomó la alternativa, oreja, ovación tras aviso y dos orejas tras aviso. Tres cuartos de entrada.

Asimismo, en sesión vespertina, el coso francés acogió una corrida de Miura que la lidiaron Antonio Ferrera y Javier Castaño, mano a mano. El salmantino cortó las dos orejas del sexto de la tarde, «Remontisto», un gran ejemplar de la legendaria ganadería que fue premiado con la vuelta al ruedo.

Pero no fue sólo eso lo reseñable de la tarde. En su segundo, el diestro salmantino puso al «Miura» hasta tres veces al caballo, las dos últimas de punta a punta de la plaza. Además, los dos protagonistas del mano a mano aprovecharon la transmisión del toro para realizar un quite los dos, al alimón, por navarras.

Por su parte, Antonio Ferrera cortó una oreja del quinto tras una labor técnica y con torería. En el tercio de banderillas, compartió rehiletes con David Adalid y Fernando Sánchez, de la cuadrilla de Javier Castaño y que se lucieron en todas sus actuaciones. El último de su lote fue violento y geniudo, pero poco a poco se hizo con el toro embebiéndole con suavidad, logrando tandas notables por el izquierdo.

Coliseo de Nîmes. Toros de Miura, el 6º, de vuelta al ruedo. Antonio Ferrera, vuelta al ruedo, silencio y oreja; y Javier Castaño, ovación, ovación tras aviso y dos orejas. Lleno.