Juanito caza una oreja en una extraordinaria novillada de Escolar

El portugués cuajó una gran faena al quinto novillo de José Escolar, de nombre «Cazador», que le dieron la vuelta al ruedo en la tercera novillada de la feria Zapato de Oro

La voltereta fue espeluznante. Interminables se hicieron los segundos en los que Juanito estuvo entre los pitones del de Escolar, prendido de la chaquetilla. Lo zarandeó como un pelele, y milagrosamente salió ileso. Fue en el quinto. Los milagros del toreo. Quiso pasarse al novillo por la espalda mientras toreaba en redondo cuando el animal vio presa. Estaba relajado el portugués, toreando con elegancia a un gran novillo que fue premiado con la vuelta al ruedo, que resultó más un premio al conjunto de la tarde que al novillo en particular. Con la rodilla en tierra lo tanteó por bajo en la muleta. Bonito pasaje de inicio al que le siguieron varias tandas por la derecha. Midió con inteligencia los tiempos de una faena que caló en los tendidos. Al natural ganó intensidad cada muletazo. Cuajó al novillo por el izquierdo y vibró la plaza con una trincherilla de cartel. Hubo fusión y fluyó el toreo. Tras una estocada cayó una oreja de ley. La primera. Por fin rompía la feria. En apuros puso el segundo de Escolar a los banderilleros. Un caos que se repitió en varios novillos. Apretaban y recortaban el viaje en el segundo tercio. En la muleta iba y venía el novillo, que desde el principio fue incierto. Se desplazaba pero le faltaba un punto más. Salía del embroque con la cara alta y en ocasiones embestía descompuesto. Juanito lo fue metiendo en la muleta con tesón, y por naturales sacó lo mejor que tenía el animal. Fue a más la faena, lo entendió y la estructuró con inteligencia, con una muleta poderosa, a favor del novillo que llegó a entregarse en algunos momentos. El fallo a espadas emborronó una meritoria actuación.

Se estiró a la verónica Garcia Navarrete en el recibo capotero a su primero, sacando al de José Escolar hasta los medios templando los vuelos con dulzura. Gran novillo. Tuvo nobleza y una pizca de chispa que transmitió emoción. De lujo embestía el de Escolar, que fue ovacionado tanto de salida como en el arrastre. Era de lío y García Navarrete lo supo ver en el tanteo. Comenzó por el pitón derecho, pero la profundidad llegó al natural. Pisó los terrenos, cruzándose al pitón contrario, y lo llevó metido en el embroque hasta el final, enroscándoselo a la cintura. La faena tuvo conexión en algunos momentos, pero falló a espadas y todo quedó en silencio. En el cuarto se topó con el novillo más desclasado e incierto del encierro. García Navarrete lo intentó por ambos pitones pero no hubo entendimiento entre ambos.

Metía la cara con extraordinaria calidad y arrastrando el hocico el sexto. Encastado y exigente. Lo llevó Pablo Mora con la muleta por ambos pitones con firmeza y mando. Por el derecho cuajó una larga tarda con la diestra. Hubo momentos de gran calado, exigiéndole mucho al novillo que fue agotando sus fuerzas rápidamente. Al principio pedía distancia el de Escolar, se arrancaba de largo, pero luego los pases se fueron amontonando y el fallo a espadas deslució la faena. Quizá necesitó más espacio el novillo, que se apocaba en las cercanías. Más descarado de cara fue el tercero, que con brío saltó al ruedo pero pronto comenzó a perder fuelle. Con el percal se lució Pablo Mora a la verónica, sacándolo a los medios. El toro cogía los engaños con genio en el capote, pero en la muleta tuvo que sostenerlo con pinzas, en el toreo a media altura, para que no perdiese las manos. Fue a menos el novillo y la faena no terminó de coger vuelo.

Plaza de toros de Arnedo (La Rioja). Tercera de la feria Zapato de Oro. Se lidiaron novillos de José Escolar, bien presentados y de buen juego en general. El 1º, con calidad; el 2º, sin demasiada entrega; el 3º, noble y flojo, el 4º, incierto; el 5º, gran novillo que fue a más, premiado con la vuelta al ruedo; y el 6º, encastado. Un tercio de entrada.

Garcia Navarrete, de azul pavo y oro, dos pinchazos (silencio); tres pinchazos, estocada tendida, aviso, descabello (silencio).

Juanito, de azul turquesa y oro, pinchazo, media tendida (saludos); estocada baja (oreja).

Pablo Mora, de azul turquesa y oro, estocada baja (saludos); tres pinchazos, estocada (silencio).