Actualidad

Manzanares, tres orejas, primer triunfador de la Feria Virgen del Mar

Iván Fandiño cortó una oreja del sexto tras voluntariosa labor

El alicantino abandona a hombros el coso almeriense
El alicantino abandona a hombros el coso almeriense

José María Manzanares logró ayer tres orejas en Almería. El alicantino templó con gusto y cadencia las embestidas del negro mulato salpicado que salió en segundo lugar. Aprovechó las buenas embestidas sobre el pitón derecho, sobre el que hubo ligazón y contenido. Sin embargo, al natural no surgió el toreo de la verdad. Mató de una buena estocada en la suerte de recibir, pero las dos orejas fueron un excesivo premio si tenemos en cuenta que, con la mano izquierda, no existió el toreo. En su segundo aprovechó el excelente pitón derecho para lograr pases largos y templados. Algún natural de buen trazo surgió y de nuevo, las series sobre la derecha ligadas y reunidas.

Por su parte, Iván Fandiño comenzó toreando en la raya de picadores en tandas sobre la derecha. Se esforzó el diestro para lograr el lucimiento pero faltaron limpieza y unidad en las series. Al natural, no consiguió profundizar ni dominar la embestida del toro de Parladé, descastado y sin clase. Falló con los aceros y fue silenciada su labor. Al sexto, el torero de Orduña le hizo una faena con altibajos, donde primó más la voluntad que la calidad. Intentos, imposición, pero sin reusltados artisticos manifiestos. Mató bien y paseó una oreja.

Asimismo, Ruiz Manuel comenzó su faena con ayudados por alto junto en el terreno de tablas. En los medios se lució en tandas sobre la mano derecha y, por el izquierdo, bajó el nivel: el ejemplar de Juan Pedro fue complicando la embestida y el trasteo acabó diluyéndose. Mató el almeriense de pinchazo hondo y descabello. Al cuarto, un toro falto de raza, Ruiz Manuel le extrajo pases meritorios, aunque la faena no pudo romper por las dificultades del astado. Además, no estuvo acertado con la espada. El público aplaudió su voluntad de triunfo mientras el toro de Juan Pedro fue pitado en el arrastre.

Así, en Almería, en el primer festejo de la Feria Virgen del Mar, se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq y Parladé (3º), desiguales de presentación y bajos de raza a excepción del 2º y el 5º, que fueron nobles. Ruiz Manuel, saludos y palmas; José María Manzanares, dos orejas y oreja; e Iván Fandiño, silencio y oreja. Dos tercios de entrada.