Nicolás Gutiérrez, cornada y oreja en la primera de Aguascalientes

El desrazado encierro de La Muralla imposibilitó cualquier opción de triunfo a la terna

Nicolás Gutiérrez se convirtió en el protagonista de la tarde de ayer en Aguascalientes. El diestro hidrocálido vivió en primera persona las dos caras de la Fiesta: el triunfo que obtuvo tras cortar una oreja al cuarto de la tarde y la sangre que derramó tras ser herido por ese mismo toro. El joven espada tiró de carácter y ganas para poder sobreponerse a las desclasadas embestidas del lote de La Muralla.

Mientras, Javier Castro superó una dura prueba frente a dos novillos carentes de casta, pero que desarrollaron genio. No se amilanó en niguna fase de la lidia, la cabeza le funcionó a la perfección para solventar situaciones que requerían de ideas claras. Pese a ser volteado por el quinto de forma violenta, consiguió sacar partido al novillo en un trasteo en el que predominó el temple. Estuvo certero con la espada en sus dos actuaciones y el respetable se lo premió al término de sus actuaciones con sendas ovaciones.

Cerró cartel Diego Sánchez. El espada mexicano se topó con el juego sus novillos. El sexto cortó el viaje desde el tercio de banderillas, no lo vio claro Sánchez y decidió abreviar ante la nula opción de lucimiento. Frente al tercero dejó patente su buen concepto, pero la nula raza de su oponente le obligó a realizar una faena vistosa y variada que gustó en el público. Escuchó palmas tras pasaportar a sus oponentes.

En la plaza Monumental de Aguascalientes, primer festejo de la Feria de San Marcos. Se lidiaron novillos de La Muralla, de desigual presentación y juego. Nicolás Gutiérrez, palmas y oreja; Javier Castro, saludos y palmas; y Diego Sánchez, palmas en su lote. Un tercio de entrada.

Parte médico de Nicolás Gutiérrez: «Herida por asta de toro en la cara anterior externa de la pierna izquierda, que provoca rotura del nervio tibial». Pronóstico «grave».

Mientras, en la plaza de toros de Las Palmas (Perú), se lidiaron cuatro novillos de la ganadería de Santa Rosa, desiguales de presentación y de buen juego en líneas generales. César Jiménez, ovación y dos orejas; Matías Tejela, oreja y dos orejas. Más de media entrada.