Oreja para Castaño y Paulita con la de Cuadri en Azpeitia

Buen encierro de la divisa onubense, con cuatro astados con opciones, en el coso vasco

Muletazo por bajo de Paulita, en imagen de archivo
Muletazo por bajo de Paulita, en imagen de archivo

Javier Castaño y Paulita pasearon sendos trofeos en el segundo festejo de la Feria de San Ignacio de Azpeitia, donde se ha lidiado un serio encierro de la divisa onubense de Cuadri, que sorteó hasta cuatro astados con opciones para la terna en un espectáculo de gran interés.

Poco pudo hacer Castaño con el que abrió plaza, un burel que no ofreció muchas posibilidades debido a sus justas energías. Luego, el diestro salmantino tuvo una actuación enrazada, en la que derrochó valor y no dudó en meterse entre los pitones del astado que hizo cuarto. A consecuencia de ello, incluso sufrió una fuerte voltereta sin consecuencias. Más enfibrado aún, volvió a la cara del toro y se metió otro arrimón aún mayor para asegurarse la oreja.

Otra paseó el aragonés Paulita. Ya se le había escapado con la tizona en el tramo final de la lidia al segundo. Sin embargo, sí estuvo certero en el quinto. Un animal en el que mostró una gran dimensión tanto con el percal en los de recibo como en la labor de muleta posterior, que cuajó por ambos pitones.

Cerró el cartel, el albaceteño Sergio Serrano, que se fue de vacío. El manchego, sereno y digno, no se acopló con su primero, pero dejó una buena labor en el que cerró plaza, un toro que no era nada fácil y con el que estuvo decidido y valiente.

En Azpeitia (Guipúzcoa), segunda de la Feria de San Ignacio, en la que se lidiaron toros de Cuadri, bien presentados, hondos y con cuajo. Destacaron 4º y 5º, encastados, y, sobre todo, el 2º, de mucha clase. Javier Castaño, silencio tras aviso y oreja tras aviso; Paulita, saludos tras aviso y oreja; y Sergio Serrano, palmas en ambos. Dos tercios de entrada.