Orejas para Robleño y Aguilar en el desafío de Ceret

Se lidiaron tres toros de José Escolar y otros tres de Victorino Martín

Fernando Robleño y Alberto Águila cortaron esta tarde sendas orejas en la corrida que cerró la feria en la plaza de Ceret, planteada como reto ganadero entre Victorino Martin y Escolar Gil.

Robleño paseó una del cuarto un destartalado ejemplar de Escolar Gil, al que muy meritoriamente le robó los muletazos que no tenía, pasaportándolo de una entera perpendicular y descabello. Antes, el torero madrileño se había visto con el toro de Victorino Martín que había abierto plaza. Tuvo un pitón derecho excelente y le toreó siempre en redondo, recetándole una estocada entera al segundo viaje.

Por su parte Alberto Aguilar paseó un apéndice del buen toro de Victorino Martín que cerró plaza, al que cuajó una gran faena basada en la diestra con la que cuajó series de muletazos en redondo con extraordinario temple, matando de una estocada entera. Anteriormente fue abroncado ante el tercero, un ejemplar de Escolar Gil que pegaba peligrosos gañafones, y con el que optó por abreviar.

Completaba la terna Paulita, que fue ovacionado en su lote. Al segundo de la tarde de Escolar Gil, supo conducirlo con suavidad y temple, matándolo de un pinchazo y entera delantera. Anduvo decoroso aunque no terminó de entender el aragonés al quinto, un ejemplar de Victorino Martín que tenía posibilidades y al que despeñó de media estocada algo desprendida y tendida.

En la plaza de toros de Ceret, se lidiaron tres toros de José Escolar y otros tres de Victorino Martín. Fernando Robleño, silencio y oreja; Paulita, saludos en ambos; y Alberto Aguilar, bronca y oreja. Lleno en los tendidos.