Ortega, en su adiós, un rabo; Padilla dos orejas y a hombros

El diestro mexicano Rafael Ortega cerró el libro de su tauromaquia en la Plaza México, cortó un rabo por la nostalgia que invadió al juez Jesús Morales, y salió a hombros junto con el español Juan José Padilla, que cortó dos orejas en la que fue la novena fecha de la temporada 2013-2014 en el magno coso. El también mexicano Salvador López, que confirmó la alternativa, tuvo una digna actuación. Con una entrada floja calculada en 6 mil personas se lidiaron seis toros del hierro de Los Cues, bien presentado de bonitas hechuras, pero con poca raza y opciones, siendo el mejor el cuarto que tuvo más movilidad.

Al terminar el paseo, el diestro mexicano Juan Luis Silis hizo entrega de un paño con la imagen de la Virgen de Guadalupe a Juan José Padilla y este le brindo la muerte de su primer toro.

López, con el toro de la confirmación que abrió plaza muy reservón, estuvo fácil sin pasar problemas y mató ligero para cosechar palmas. Con el sexto, se mostró mas seguro ante otro toro sin facultades y logró momentos buenos, con cierta calidad y mató de estocada desprendida. Ovación.

Ortega, en su adiós fue padrino de la confirmación y en el segundo de la tarde nada católico se esforzó y mató pronto, silencio. Con el cuarto bien con el capote y las banderillas y una faena de momentos lucidos y concluyó de una gran estocada. Dos orejas y rabo, este un regalo que el propio diestro no acepto y sólo paseo las dos oreja. un detalle del tlaxcalteca por su honestidad.

Padilla, torero valiente ante un mal lote, se vio firme y tratando se agradar en todo momento, cosas toreras al tercero de la tarde al que mató muy bien para una oreja y vuelta al ruedo con un niño que bajaron del tendido y Padilla le puso un parche en el ojo. Con el quinto siguió el diestro con deseos, dio espectáculo siempre buscando el triunfo. Su labor reunió mérito y lo mató de otra gran estocada. Se le entrega un apéndice más y gana con eso la salida a hombros junto con Ortega.