Rubén Pinar, operado con éxito durante cuatro horas

El albaceteño tenía una arteria rota, causa de los dos hematomas en el cerebro

El diestro Rubén Pinaren una imagen de archivo
El diestro Rubén Pinaren una imagen de archivo

Hasta las tres y media de la madrugada. Cuatro interminables horas se prolongó la compleja operación de urgencia a la que fue sometido anoche el matador de toros Rubén Pinar a consecuencia del segundo hematoma que le fue encontrado en el cerebro durante la tarde de ayer, tan sólo 24 horas después del fuerte percance que sufrió cuando mataba un toro a puerta cerrada en la ganadería de Nazario Ibáñez.

"Nos alarmaron mucho después del segundo TAC, porque el coágulo era grande, finalmente los doctores optaron por operarle y eliminar la sangre acumulada mediante una cranestomía", explicó de madrugada a LA RAZÓN tras hablar con los médicos, Santiago, mozo de espadas del diestro manchego.

La intervención fue "complicada, mucho más de lo que los propios médicos pensaban, porque la arteria estaba rota y era lo que provocó los dos derrames de sangre", advirtió antes de detallar que "la operación consistió en abrir un orificio en la cavidad craneal y fijar una comunicación con el cerebro que permitiera limpiar y absorber por completo el hematoma". Un trabajo laborioso de cuatro horas que estuvo coordinado por los doctores Hernán Sandoval y Aída Antuña. Ambos contaron con la supervisión del doctor Masegosa, cirujano jefe de la plaza de toros de Albacete.

Tras su paso por el quirófano, Pinar se enfrenta ahora a un post operatorio en el que "las 24-48 horas se antojan claves"para ponderar su evolución y ver la eficacia de la cirugía realizada. "Con la lógica cautela, los médicos son optimistas y creen que no quedarán secuelas, pero hay que esperar, porque Rubén aún no está fuera de peligro; la operación ha sido un éxito, pero sigue existiendo la posibilidad de que los hematomas vuelven a aparecer o que incluso, en el peor de las casos, pudiera perder el habla, aunque entró sin daño vascular ni neurológico, por lo que no hay indicios que hagan pensar en ello", concluyó el mozo de espadas de Pinar.