Toros

San Fermín, fiesta, toros y emoción

A partir del 7 de julio, 48 toros desfilarán por el ciclo pamplonés, que congrega a miles de personas

Pamplona acoge cada mañana su tradicional encierro, al que acuden corredores de todo el mundo
Pamplona acoge cada mañana su tradicional encierro, al que acuden corredores de todo el mundo

«Pamplona ya huele a toro», señala Mariano Pascal, miembro de la Comisión Taurina de la Casa de Misericordia.

«Pamplona ya huele a toro», señala Mariano Pascal, miembro de la Comisión Taurina de la Casa de Misericordia. «Pamplona se tauriniza más que nunca en estos días previos a San Fermín. Las visitas a los Corrales del Gas se han convertido en todo un ritual», prosigue . Y es que, en apenas dos días, el chupinazo dará el pistoletazo de salida a nueve días de fiesta, toros y emoción. «San Fermín gira en torno al toro desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche. La dicotomía entre encierro y corrida es inseparable. Casi 20.000 espectadores cada tarde no se pueden entender sin el encierro, y el encierro, no se puede entender sin la Feria del Toro».

La expectación está asegurada. Desde el 7 de julio, cada mañana, miles de mozos se darán cita en los 850 metros del encierro para correr delante de los seis astados que participarán en la carrera y, posteriormente, en el coso Navarra. Una feria que como señala Pascal, «se ha confeccionado como en años anteriores, pero éste, hay una clara apuesta por los jóvenes. López Simón, por ser el triunfador del año pasado, y Roca Rey porque es uno de los toreros revelación, y porque creemos que es el que mejor puede llegar al público de nuestra plaza». Concretamente, López Simón hará el paseíllo el lunes 11 junto con Urdiales y Talavante ante un encierro de Jandilla, y el martes 12, con toros de Victoriano del Río, junto con Padilla y El Juli. Mientras tanto, Roca Rey actuará el 7 de julio, tercer día de feria –primero de las corridas de toros– junto con Abellán y Paco Ureña, y lidiarán reses de Fuente Ymbro. Su segunda tarde será el 13, ante toros de Núñez de Cuvillo, que regresan a Pamplona tras cuatro años de ausencia, con Castella y Perera.

La Feria del Toro se caracteriza, en primer lugar, por las características del toro. «Siempre buscamos aquellas ganaderías que nos den garantías, pero además, que tengan presencia. Por las características de la plaza y el ruedo, no vale cualquier toro». Pero también, por ser una feria que premia a los triunfadores. «Cuando nos reunimos la comisión taurina decidimos quiénes son los triunfadores, los cuales, tendrán un hueco. Luego vamos incorporando las figuras; sin ellas no se puede concebir la Feria del Toro. Por último, acartelamos a los triunfadores de otras ferias».

Otro de los acontecimientos del serial es la actuación de Dávila Miura, que lidiará su hierro familiar, que este año cumple 50 comparecencias en Pamplona. «Dávila Miura siempre ha tenido una vinculación especial con esta ciudad. Él nos trasladó la idea de torear y aquí está». El sevillano compartirá cartel con Rafaelillo y Escribano, el cual se encuentra hospitalizado tras la grave cornada que sufrió el pasado 25 de junio en Alicante.

«En los corrillos taurinos se comenta mucho el regreso de Cebada Gago. Ha causado una gran expectación dentro y fuera de Pamplona». El cartel, en el que se lidiarán los toros más temidos en el encierro, ya que es la ganadería que más corneados ha dejado en la historia de San Fermín, lo componen Eugenio de Mora, Pepe Moral y Javier Jiménez. Los toros de José Escolar participará en el tercer encierro de las fiestas pamplonesas. Este hierro, que debutó en 2015, protagonizó un episodio único en la historia del encierro. Un toro solo se volvió a los corrales de la cuesta de Santo Domingo tras recorrer escasos 200 metros. Los seis astados serán lidiados por Francisco Marco, Juan Bautista y Alberto Aguilar. El domingo 10 será el turno de la debutante Pedraza de Yeltes. Curro Díaz, Fandiño y del Álamo serán los encargados de estoquearla.

Una feria que aloja muchas tauromaquias, y además, una gran diversidad de la cabaña brava. De las 10 ganaderías –8 que correrán en los encierros y 2 para la novillada y el festejo de rejones–, 6 proceden de Domecq, una de Albaserrada (Adolfo Martín), y dos de encaste propio: Cebada Gago y Miura. «En todas las ferias tiene que estar el festejo de la emoción, el del gancho, el de sol y el de sombra».

Además de estos carteles, a la Feria del Toro se le suma la novillada y el festejo de rejones, 5 y 6 de julio respectivamente.

«Estamos muy contentos con la renovación del abono. Son nueve años sin haber subido los precios y viendo cómo están las cosas en otras ferias, la renovación ha sido muy buena. Este año las peñas de sol han vendido muchísimos más abonos con respecto al año pasado», nos comenta Mariano, «mi deseo es que la gente, cuando se marche el día 14 de la plaza diga: este año me ha gustado la feria y el año que viene volveré».