Zotoluco, en su adiós, y El Payo a hombros en Texcoco

Los diestros mexicanos Eulalio López «Zotoluco» y Octavio García «El Payo», que cortaron dos orejas cada uno, salieron a hombros en la séptima y última corrida de la Feria de Texcoco.

Con poco más de media entrada se lidiaron seis toros del hierro de La Estancia, de buena presencia y desiguales en su comportamiento, aunque destacó por su calidad el quinto de la tarde.

Zotoluco, en la tarde de su adiós en esta plaza, estuvo maestro. Bien en el primero, recibió palmas, y todavía estuvo mejor en el tercero, para obtener la ovación del público. Además, con una faena bien elaborada en el quinto, logró dos orejas y una vuelta al ruedo, recogiendo además el cariño del respetable.

El Payo, que reaparecía tras reponerse de un mal intestinal, se vio seguro, con sitio y deseos. Recibió la oreja del segundo, una más del cuarto y obtuvo silencio en el sexto, que no funcionó, aunque salió a hombros junto con Zotoluco. De los toreros de plata Fernando García fue ovacionado al banderillear al quinto.

Única oreja para El Chihuahua

El mexicano Antonio García «El Chihuahua», fue el triunfador de la corrida n la plaza de Chihuahua, capital de ese norteño estado, en el que también actuaron el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza y el mexicano Javier Tapia «El Calita», que se fueron en vacío.

Con tres cuartos de entrada se lidiaron dos toros, segundo y quinto, de Santa Bárbara para rejones y cuatro de Monte Caldera para los toreros de a pie, desiguales en todo.

Calita, como primer espada, en el que abrió la sesión silencio y palmas en el que hizo cuarto.

Hermoso de Mendoza, sin fortuna con los aceros, ha tenido destellos con su lote, para ser ovacionado tanto en el segundo como en el quinto.

El Chihuahua, con el tercero aplausos y mejor con el sexto, en una faena de entrega para obtener una merecida oreja y alzarse como el triunfador del festejo.