La serie que Michelle Obama quiere que veas

Viola Davis (“Cómo defender a un asesino”) encarnará a la primera dama en “First Ladies”

La ex primera dama
La ex primera dama

No lo disimulan. La mayoría de la aristocracia de Hollywood aún sufre el síndrome de abstinencia que padece desde que los Obama abandonaron la Casa Blanca. Cuando Barack llegó a la presidencia de Estados Unidos, tanto él como Michelle no le hicieron ascos –algo que después se propagó entre toda la clase política– a asistir como invitados a espacios de «late night» y programas de entretenimiento. Incluso la primera dama presentó en 2013 las candidatas al Oscar a la mejor película.

Ahora, Michelle entra en el terreno de la ficción aunque no como actriz. Viola Davis se meterá en su piel en «First Ladies», un proyecto de la cadena estadounidense Showtime cuyo estreno está previsto para 2020. Davis, además, es la productora ejecutiva de esta ficción que reclama el foco para lo que sucede más allá del Ala Oeste de la Casa Blanca, concretamente lo que ocurre en las estancias privadas. Es el primer papel que asume Davis desde que finalizó «Cómo defender a un asesino», por la que logró un Emmy y obtuvo otras tres nominaciones, a las que hay que añadir dos para el Globo de Oro a la mejor actriz en la categoría de drama. En 2016 obtuvo un Oscar por su interpretación en «Fences». Se desconoce si Michelle va a colaborar con Davis para perfilar su papel.

Esta miniserie también dará protagonismo a Eleanor Rooselvelt, la esposa de Franklin Delano, responsable del «New Deal», que sacó a Estados Unidos de la Gran Depresión, y que estuvo en la presidencia entre 1933 y abril de 1945. Su matrimonio estuvo condicionado por las infidelidades. Eleanor fue una activista feminista, emprendió una carrera política después del fallecimiento de su esposo –presidió la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y fue delegada de la misma– y mantuvo una relación lésbica con la periodista Lorena Hickok. A día de hoy se le considera una de las primeras damas más populares de EE UU. Aún no se sabe la actriz que la interpretará.

El alcoholismo de Betty Ford

También se ignora el nombre de la que dará vida a Betty Ford, la esposa de Gerald Ford. Según publicó «The New York Times»: «El impacto de la Sra. Ford en la cultura estadounidense pudiera ser mucho mayor y más duradero que el de su propio esposo, quien meramente se dedicó durante sus 896 días a restaurar la dignidad de la oficina del presidente tras la dimisión de Nixon». Ford fue otra de las mujeres que tuvo una agenda propia que no estaba precocinada por los asesores presidenciales. Abrazó el movimiento feminista y, tras sufrir un cáncer de mama, realizó numerosas campañas para concienciar a la población. La arista más oscura de Betty Ford fue su alcoholismo y su adicción a los analgésicos. Fundó un Centro con su nombre.

Davis tiene en cartera otros proyectos, aún por definir, que tienen como objetivo, según ha declarado a «Variety», «evitar que Hollywood dicte la narración de lo que les sucede a las personas de color, por lo que tenemos que lograr más autonomía y producir nuestras propias historias al margen de lo que dicte la industria».