Televisión

Los crímenes de Almonte: ¿un asesino anda suelto?

En «Bajo escucha. El acusado», que se estrena el jueves en #0, se narra el calvario de Francisco Javier Medina, que tras años en la cárcel fue absuelto.

En «Bajo escucha. El acusado», que se estrena el jueves en #0, se narra el calvario de Francisco Javier Medina, que tras años en la cárcel fue absuelto.

Publicidad

El 27 de abril de 2013, a los almonteños se les encogió el corazón y la respiración se trastocó en suspiros de angustia y de dolor. El padre de Miguel Ángel se entera de que su nieta María no ha ido al colegio. Va a su casa y se encuentra el peor de los escenarios posibles: una casa llena de sangre producto de las 151 puñaladas que han recibido ambos. La niña recibió 104 de ellas. Era la romería del Rocío. El 24 de junio de 2014, la Guardia Civil detiene a Francisco Javier Medina, pareja sentimental de la madre de María y ex mujer del progenitor. El hombre ingresa en prisión. En enero de este año fue absuelto por el doble crimen. En una rueda de prensa dijo: «Han destrozado mi vida por una equivocación».

Solo hechos, no opiniones

Esta cadena de errores son minuciosamente analizados en «Bajo escucha. El acusado», una producción de Movistar+ en colaboración con Bambú, que se estrena este jueves en #0. «Las personas que hemos entrevistado narran los hechos. No hay opiniones, aunque se puede extraer la conclusión de que hay un asesino suelto. Es un proyecto que se concibió como un reportaje periodístico con una mirada cinematográfica», dice su director Isaki Lacuesta, nominado a los Goya como mejor director por «Entre dos aguas» (2018). Durante dos años el equipo se ha leído las 5.000 páginas del sumario, han entrevistado a abogados, peritos... y han hablado con Francisco Javier Medina, el acusado: «Fue muy difícil contar con su participación, pero tras un año de conversaciones accedió a hablar sin cobrar, aunque no ha querido hablar de los hechos», afirma el productor David F. Miralles, que precisa que «los que no aparecen son los familiares de las víctimas, entendemos el calvario que están viviendo. Sin embargo, sí que sale en pantalla su letrada».

Como sucede en otros proyectos de Bambú, como «Lo que la verdad esconde: el caso Asunta» y «El caso Alcàsser», no hay recreaciones ficticias y, en esta ocasión, tampoco se muestra la escena del crimen. La intención de «Bajo escucha. El acusado» es «acercarnos al caso con un hilo conductor: cómo este doble crimen ha afectado a Almonte», dice Miralles. Todos los que han participado en el documental ya lo han visto, «y nos han dado el visto bueno».

Publicidad

El género de «True Crime» está atravesando un buen momento en España. Para Lacuesta interesan a los espectadores porque «nos enseña cómo funciona la justicia». Miralles va más allá y dice que «este tipo de reportajes habla muchos sobre nosotros mismos como individuos y como sociedad».

Inversión en proyectos de no ficción

Publicidad

Movistar+ ha dedicado seis millones de euros a las series originales de no ficción. Hace unos días, anunció «ETA, el final del silencio, de Jon Sistiaga y Alberto Cortes; «Espías», de David Beriain; «Otros mundos: el misterio de los faraones», con Javier Sierra; «El palmar de Troya», de Israel del Santo, y «El corazón del imperio», de Santiago Posteguillo.