Nova se rinde a Turquía: el «bollywood» de las series

Con cuatro ficciones en antena, el canal de TDT de Atresmedia estrenará en los próximos meses siete producciones más entre las que destaca «Madre (Kadin)».

Özge Özpirinççi, la protagonista de la serie «Madre (Kadin)». Foto: Atresmedia
Özge Özpirinççi, la protagonista de la serie «Madre (Kadin)». Foto: Atresmedia

Con cuatro ficciones en antena, el canal de TDT de Atresmedia estrenará en los próximos meses siete producciones más entre las que destaca «Madre (Kadin)».

Solo quien arriesga, gana. Tras alguna duda –«nunca se había estrenado una serie turca en España y, aunque poco, se encarecía la inversión por el doblaje y la duración de los capítulos», reflexiona José Antonio Antón, el director de programación y contenido digital de Atresmedia–, el canal temático del grupo, Nova, se lió la manta a la cabeza y estrenó en enero de 2018 «Fatmagül». ¿El resultado? Un 4,1 por ciento de cuota de pantalla y 744.000 espectadores. En mayo de ese año llegó «Amor de contrabando» (3,4 de «share» y 507.000 seguidores) y en noviembre «Sila» (3,3 y 579.000). Tiempo después, como dice Antón, «la competencia siguió la estela, pero nosotros fuimos los primeros, estamos en este mercado desde hace tiempo y tenemos los mejores contactos». En la actualidad, Nova emite las tiras diarias «Elif», «Medcezir», «El secreto de Feriha» y un capítulo semanal de «Madre».

Múltiples géneros

«Hay que acabar con el tópico de que son telenovelas turcas porque no es exacto. Son series que abarcan múltiples géneros», subraya Charo Calvo, responsable de selección de producto seriado de Atresmedia. Y lo dice la persona que devora capítulos de decenas de producciones de aquel país para decidir cuáles encajan mejor en el canal. A la chita callando, Turquía se ha posicionado como el segundo país que exporta series, únicamente por detrás de Estados Unidos. Y, entre sus principales compradores, están los países de Iberoamérica, la cuna de las telenovelas.

¿En qué radica su éxito? Es un cóctel con unos ingredientes muy bien mezclados. Como explica Luis León, coordinador de canales temáticos de Atresmedia, «tienen un componente de exotismo con un tipo de narrativa y conflictos diferentes, tienden a la universalidad y generan mucha empatía».

En Estambul, Nova presentó sus nuevas adquisiciones. «Madre. (Kadin)» es la nueva joya de la producción turca. Cuenta la historia de superación de Bahar, una joven viuda con dos hijos. La ficción –todas las series trascienden el mero entretenimiento para convertirse en la correa de transmisión de reinvindicaciones y concienciar a la sociedad– es una reflexión sobre la maternidad y el trabajo. «Fugitiva. (Sen Anlat Karadeniz)» es un drama con trastienda, ya que aborda sin tapujos la violencia de género en la familia. La protagonista es una joven que fue vendida cuando era pequeña a un hombre de negocios que la sojuzga. «Cennet» está basada en un drama coreano y se centra en el abandono infantil. La cría, ya mayor, se ha graduado en arquitectura, trabaja en una empresa puntera y, por supuesto, se enamora. «Mar de amores» está basada en una historia real. Ambientada en las décadas de los 60 y 70, es una historia de reencuentros y desencuentros a partir de una infidelidad. Ha sido uno de los programas más seguidos de la temporada en Macedonia, Serbia, Chile y Puerto Rico. «Amor prohibido» es la serie de referencia en Turquía y narra un triángulo amoroso en una familia en la que todos sus miembros tendrán que sobreponerse a supuestas traiciones y un romance entre dos de sus protagonistas que es tan difícil de parar como un caballo desbocado. «Las mil y una noches» no tiene nada que ver con la célebre recopilación de cuentos, aunque sí comparte el nombre de uno de sus personajes, Scheherezade, una joven viuda que no tiene dinero para tratar la enfermedad de su hijo. La ficción barrió en Iberoamérica, en especial en Chile, Argentina y Uruguay. En la cartera, también está «Hercai».