El Gobierno cesa por decreto a todo el Consejo de Administración de RTVE

El PSOE ya cuenta con los apoyos necesarios para convalidar por decreto la renovación urgente y temporal de la cúpula de RTVE

Sede de la RTVE
Sede de la RTVE

El Ejecutivo ha anunciado la aprobación del real decreto para la renovación de RTVE tras conseguir el apoyo de los nacionalistas.

El Ejecutivo ha anunciado la aprobación del real decreto para la renovación de RTVE. Un decreto por la “urgencia inmediata” -hoy acaba el mandato del presidente del ente, José Antonio Sánchez- y que tendrá una vigencia “temporal” mientras la ley 5/2017 para la recuperación de la independencia “sigue su curso” hasta promover el concurso público que elija al nuevo consejo.

Fuentes de Moncloa aseguran que buscan un perfil “inobjetable” e “inapelable” que siga al frente de la corporación después del concurso. El Gobierno se da de margen un mes para poner en marcha la renovación y salva el eventual bloqueo en el Senado, por la mayoría absoluta del PP, dando potestad al Congreso para elegir a los miembros que no nombre la Cámara Alta.

La aprobación del real decreto ley supone el cese "inmediato"de todos los miembros del Consejo de Administración.

De esta manera, el presidente hace efectiva la advertencia que lanzó el pasado lunes en la entrevista en TVE de «no mirar hacia otro lado» ante la situación de bloqueo en la que lleva estancada la Corporación desde hace meses. Según fuentes parlamentarias, esta decisión pretende lograr el nombramiento tanto del presidente de RTVE como del resto de los nueve consejeros, aunque se desconoce si se trata de una medida temporal o busca completar el nuevo mandato. No obstante, para que este decreto sea efectivo deberá ser aprobado en la Cámara Baja, donde el PSOE no cuenta con mayoría parlamentaria.

Por ese motivo, el Gobierno necesita el amparo de los partidos en la oposición. A lo largo de la jornada de ayer hubo contactos con distintos grupos parlamentarios para sacar adelante la resolución, pero tan solo contó con el favor de Compromís y de su propio grupo. Ciudadanos descartó respaldarla y tanto Podemos, PNV como PDeCAT no habían tomado una decisión al respecto. «Esperamos que haya buena voluntad por parte del Gobierno para terminar con que la televisión pública sea un aparato de propaganda del PP, pero todavía no hay nada decidido, ningún acuerdo», aseguró Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos, que dejó claro que el respaldo de su grupo dependería del contenido del mismo.

El partido que lidera Albert Rivera se mostró muy crítico con la decisión de Sánchez, definida como «dedazo», en palabras de José Manuel Villegas, portavoz adjunto del grupo parlamentario. «Es un escándalo que se pretenda hacer un “decretazo” en contra de una ley que ya está aprobada. No creemos que haya argumentos de ningún tipo para justificarlo más allá del de querer seguir controlando RTVE», manifestó Villegas. El PP, por su parte, fue la única formación política que no recibió la llamada del Ejecutivo. Para su portavoz, Ramón Moreno, esta actitud denota el «desprecio» del PSOE hacia el Parlamento. «Ya lo hicieron con el propio proceso del concurso público, en el que no nos dejó participar, se nos entregó a última hora y de mala manera», subrayó Moreno.

Por su parte, la Mesa del Senado convocó ayer por la tarde una reunión para el próximo jueves 28 de junio con el objetivos de ratificar las bases del concurso público, cuyo texto fue aprobado por PP y Ciudadanos. La propuesta será debatida y votada en la Mesa de la Cámara Alta, donde el PP tiene mayoría absoluta, y después se podrá poner en marcha el concurso.