El Zoo de Madrid despide el año con el nacimiento de una foca gris

El pasado sábado, 21 de diciembre, nació una cría de foca gris en la instalación de mamíferos marinos del Zoo Aquarium de Madrid, después de que la madre, Blanca, diera a luz en la intimidad de su dormitorio.

Según informó el Zoo madrileño, después de 11,5 meses de gestación, Blanca parió a una cría de 17 kilos que vino al mundo con la característica capa de lanugo blanquecino y amarillento que lucen las focas grises al nacer, similar a la de un gran peluche, según informó este viernes el Zoo Aquarium de Madrid.

Madre y cría se encuentran en perfecto estado y disfrutan de la lactancia bajo la observación constante de sus cuidadores hasta que la pequeña cumpla las tres primeras semanas de vida, momento en el que será destetada para introducir totalmente el pescado en su dieta.

El Zoo subrayó que, como suele ser habitual en el momento del parto, la foca busca un lugar resguardado y alejado del agua para dar a luz, donde permanece amamantando a su cría hasta que mude la capa de pelo permeable.

Será a partir de entonces, con apenas un mes, cuando el nuevo pelaje impermeable le permita darse su primer baño y comenzar su inmediata adaptación al agua para independizarse totalmente de su madre.

Hasta entonces y durante las primeras tres semanas de vida, el cachorro se alimentará exclusivamente de una leche altamente nutritiva que le aportará el 50% de grasa y un rápido crecimiento, en torno a los dos kilos diarios, y alcanzará rápidamente una gruesa capa de grasa, gracias a la cual se adaptará fácilmente a las bajas temperaturas hasta llegar a un peso adulto cercano a los 180 kilos.

Durante estos primeros días, Blanca no se ha alejado ni un segundo de su cría, oliéndola y comunicándose con ella a través de sonidos. Se trata del tercer parto de Vizqui y Blanca, dos ejemplares de foca gris de 10 años, después de los nacimientos de Neo y Cuba, el 3 de enero de 2011 y 28 de diciembre 2012, respectivamente.

El Zoo de Madrid señaló que madre y cría disfrutarán de las fechas navideñas en la intimidad, bajo la supervisión de sus cuidadores, y el público tendrá que esperar hasta después de Reyes para conocer a la nueva habitante del lugar.