Veronica Falls, el reino del pop sesentero

Esta banda británica de referencia abre en España una gira por cinco ciudades para presentar su nuevo disco. Su líder, Patrick Doyle, nos lo cuenta

Son una de las bandas británicas de pop independiente con más proyección de la actualidad y publican nuevo disco el 4 de febrero.

Son una de las bandas británicas de pop independiente con más proyección de la actualidad y publican nuevo disco el 4 de febrero, el excelente «Waiting For Something To Happen». A medio camino entre la psicodelia pop de los sesenta y el pop destartalado de The Pastels, los londinenses Veronica Falls aterrizan en España la semana que viene para realizar una gira con cinco fechas en la que presentarán sus nuevas canciones. Una oportunidad única de disfrutar de su música en la distancia corta tras haber pasado los últimos dos años por el FIB y el Primavera Sound. Hablamos con Patrick Doyle, batería y líder del grupo.

–Esta gira les llevará por cinco ciudades españolas y es la primera que realizan por nuestro país. ¿Qué esperan de ella?

–Que la gente venga a los conciertos. Estamos muy contentos por poder presentar las canciones de nuestro segundo disco, ya que hemos estado unos meses sin salir de gira y tenemos ganas de tocar los nuevos temas por primera vez en directo y que a la gente le gusten. Visitaremos varios lugares de España para que el público que no puede venir a vernos a los festivales tenga la oportunidad de hacerlo en una sala pequeña. Llegar a una audiencia diferente y tener un contacto directo con la gente es lo que buscamos con este tour.

–¿Qué recuerdo guardan de sus pasadas visitas a España?

–Fantástico, muy bueno. El concierto del Primavera Sound en Barcelona es uno de los favoritos de nuestra carrera.

–El 4 de febrero se publica su segundo álbum, «Waiting For Something To Happen», un trabajo que apuesta más por las sonidos de los sesenta que por el pop independiente actual. ¿Se trata de un giro meditado?

–Todos en el grupo somos fans de los sesenta; The Byrds, The Zombies, y la verdad es que nos sentimos más cercanos a esas influencias que al indie pop. Creo que ese ligero cambio en el sonido de la banda surgió de forma espontánea, no lo buscamos, estaba en nuestro subconsciente. Durante la grabación del nuevo disco escuchamos mucho a The Zombies, The Byrds, The Feelies, REM, un montón de música de estilos diferentes.

–Si por algo destacan sus canciones es por la contraposición de melodías pop y letras oscuras. En este disco se refleja en canciones como «Buried Alive» y «Broken Toy». De hecho, el primer single que publicaron se titulaba «Found Love In A Graveyard» («Encontré el amor en un cementerio») ¿Les gusta jugar con ese contraste?

–Cuando se habla de «imaginería oscura» en nuestros discos se relaciona la mayoría de las veces con el sentido del humor. Nos gusta ser muy sarcásticos y eso se nota en el humor que brota de las letras. Muchas de nuestras influencias musicales hacían lo mismo; Daniel Johnston o Roky Erickson, por ejemplo, jugaban a eso de las letras oscuras combinadas con melodías bonitas. Morrissey también.

–Otros de los valores añadidos de su música son las cuidadas armonías vocales que pueblan sus canciones. Tres de los cuatros miembros de Veronica Falls se intercambian en las labores vocales y en directo realizan verdaderos juegos de voces. ¿Trabajan mucho ese aspecto en el estudio?

–Así es. Nos esforzamos en nuestro primer disco y hemos querido hacerlo aún mejor en el segundo. Cuidamos las armonías debido a que, como decía antes, durante la grabación los álbumes de The Byrds, The Beach Boys y The Zombies estuvieron muy presentes, y ellos mimaban mucho ese aspecto. A veces es aburrido escuchar una sola voz en un grupo, por eso decidimos incluir varias voces y melodías a la vez en un solo tema, lo que les dota de cierto dinamismo.

–En su primer disco le dedicaron un tema a un chico llamado Stephen, y en el segundo hacen lo propio con otro, Daniel, ¿de dónde viene esa fijación con los nombres masculinos?

–Me gustan las canciones que llevan nombre de gente que conozco. Son los de dos de mis mejores amigos y hablan de las experiencias que he vivido con ellos.

–Empezaron en un pequeño sello de Nueva York, Captured Tracks, y ahora están en el mismo que Beach House, el prestigioso Bella Union. ¿Han notado el cambio?

–Cuando grabamos nuestro primer disco Bella Union fue uno de los primeros sellos que se interesó por nosotros y la verdad es que la relación fue muy fluida. Cuando estás en una banda necesitas que alguien trabaje para ti en otros aspectos. Y ellos lo hace muy bien, además, nos dan bastante libertad.