• 1

Erasmus, la aventura de viajar por Europa

Budapest, Praga y Varsovia están entre las ciudades más económicas para los estudiantes durante el próximo curso 2019/2020

  • Praga un destino perfecto para estudiantes
    Praga un destino perfecto para estudiantes
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

31 de octubre de 2018. 12:42h

Comentada
Madrid. 31/10/2018

ETIQUETAS

Por ser una oportunidad de estar en contacto con estudiantes de todo el mundo, por conocer otra cultura, por aprender, al margen de lo académico, de esa ‘universidad de la vida’ a kilómetros de distancia de la familia... y, por supuesto, ¡por viajar! El Erasmus es una experiencia vital de la que la inmensa mayoría habla maravillas, más allá de las famosas fiestas universitarias...

Estos días son decisivos para todos aquellos que ya se hayan decidido a vivir la experiencia el próximo curso, ya que se cierran los plazos para solicitar las becas 2019-2020. Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica, República Checa, Polonia y Gales son algunos de los destinos preferidos de los estudiantes españoles.

¿Quieres saber cuáles son las ciudades más económicas? Aquí va un TOP 5:

Budapest: De gran tradición musical, la capital húngara es una ciudad muy cosmopolita en la que confluyen cada curso académico estudiantes de toda Europa.

Hungría es uno de los destinos más escogidos por los estudiantes con becas Erasmus. Budapest es una ciudad cosmopolita, con una gran tradición musical. Estudiantes de toda Europa se congregan en sus plazas para conversar y tomarse una cerveza.

Varsovia: junto a Breslavia y Cracovia, la capital de Polonia completa la terna de destinos más solicitados del país.

Praga: por su animada agenda cultural, su arquitectura gótica y, por supuesto, su incontestable belleza, la capital checa se ha convertido en uno de los destinos más demandados en los últimos años.

Lisboa: la capital portuguesa tiene un encanto particular y una importante actividad cultural que la convierte en destino atractivo para estudiantes de todo el mundo.

Oporto: otro destino portugués que entusiasma a los estudiantes por su efervescencia cultural a orillas del río Duero, y que, en el caso particular de los españoles, permite disfrutar de un Erasmus cómodo (por la escasa distancia) y económico.

Y es que si normalmente los viajes dejan huella, este es sin duda uno para el recuerdo. Al producirse habitualmente antes de los 25 años, el Erasmus implica muchos viajes dentro del viaje. Es para muchos la primera vez que se tiene la ocasión de conocer nuevos países y culturas de una manera autónoma, con todo lo que ello implica. Todo son nuevas experiencias por lo que también hay que demostrar una buena autonomía a la hora de planificarlo.

Además, la Comisión Europea acaba de anunciar que aumentará un 10% el presupuesto destinado al programa de movilidad en 2019, elevándolo a 3.000 millones de euros (300 más que en 2018). El famoso programa de intercambio estudiantil se ha convertido en una política clave en la UE y en dinamizador del sector turístico y de viajes.

Una historia de más de 30 años de historia y unas cifras de récord: más de 4,4 millones de estudiantes han disfrutado de una beca para realizar un curso académico o parte de él en otra universidad de alguno de los 28 países de la UE, Turquía, Macedonia, Noruega, Suiza, Islandia o Liechtenstein. En España, más de 100.000 universitarios solicitan cada año una beca Erasmus.

Así, algunos ‘temas’ que conviene dominar para aprobar con buena nota la asignatura de viajar en el marco de una experiencia Erasmus son los siguientes:

1. Experiencias previas de otros viajeros Erasmus: las experiencias de otros Erasmus en foros, blogs y redes sociales aclara dudas y proporciona detalles del destino no mencionados en las guías de viaje.

2. Documentación al día: se recomienda inscribirse en el Registro de Viajeros y como residente temporal en el Consulado. Disponer de una copia en papel, en el correo electrónico o en la nube de todos los documentos importantes del viaje (Visa, pasaporte y DNI, seguro médico y de viaje, matrícula o plan de estudios, Carta Erasmus, cuenta corriente, etc.) nunca están de más.

3. Seguro de estudiante: en la mayoría de los países europeos se puede usar la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), que da derecho a recibir asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los ciudadanos del país de destino. Esto quiere decir que no siempre es gratuita al 100%. Por ejemplo, en Francia existe copago y el paciente abona una parte de la asistencia recibida (honorarios médicos, hospitalización, medicinas, etc.). Por ello, compañías especializadas como InterMundial disponen de un seguro para estudiantes que amplía las garantías de asistencia sanitaria e incluye otras muy valoradas como: gastos médicos de fisioterapia, psicología y odontología, así como los de transporte sanitario y repatriación, con asistencia 24 horas. Otra ventaja es que funciona como cualquier otro seguro de viaje, con cobertura por retraso, pérdida y daños en el equipaje, desplazamiento de un familiar en caso de hospitalización, vuelta anticipada a casa por motivo grave, cancelación o interrupción del viaje y responsabilidad civil, entre otros.

4. Cuentas y tarjetas bancarias: consultar con el banco antes de viajar las comisiones por retirar dinero en cajeros extranjeros, por las transferencias y el valor de cambio de la moneda del destino. Hay que valorar también si conviene abrir una nueva cuenta corriente directamente en el destino y, si es así, saber qué documentos son necesarios.

5. Cálculo costes mesuales: pasar un tiempo estudiando en el extranjero tiene un coste medio de 500 euros mensuales, aunque en ciudades como Londres la cifra se dispara y ese puede ser el precio únicamente de la habitación compartida.

Últimas noticias