Viajes

Escapada de Navidad: Córdoba

La ciudad andaluza posee tanta belleza que se muestra al mundo magnífica y atrayente en cualquier época del año

La ciudad andaluza posee tanta belleza que se muestra al mundo magnífica y atrayente en cualquier época del año.

Publicidad

Córdoba despliega su máximo esplendor no solo durante la primavera. La ciudad andaluza posee tanta belleza que se muestra al mundo magnífica y atrayente en cualquier época del año. Es por ello que se ha posicionado como uno de los destinos más consultados para una escapada navideña.

Siempre bajo el manto blanco de enrevesadas callejuelas en las que moros, cristianos y judíos han dejado su huella, Córdoba tienta en esta época invernal con el privilegio de adentrarse sin aglomeraciones en sus iglesias, palacios, casas-patios o museos, así como de disfrutar de su deliciosa gastronomía. Para el viajero que llega a ella con escaso tiempo, la ciudad propone algunos planes con los que sentir su esencia.

Los Patios de Córdoba en navidades

Cierto es que la creencia popular acerca de la perfección de las flores de los Patios de Córdoba los ha etiquetado como si tan solo merecieran ser visitados cuando florecen. Pero no hay que olvidar que fueron nombrados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por conservar un estilo de vida más que por sus bellas macetas, y que son las personas que lo habitan, el mayor valor que albergan. Movidos por el reconocimiento de la Unesco, en el histórico barrio de San Basilio, un grupo de estas características viviendas cordobesas abre sus puertas más allá del mes de mayo. Durante los doce meses, sin descanso. En un ambiente íntimo, los propietarios comparten con el que les escucha sus historias y anécdotas, transmitiendo con ello una forma de vida, una filosofía: un bien inmaterial. Es una ruta que en Navidad se vuelve aún más entrañable, ya que las tradiciones de estas gentes conservan intacto el espíritu navideño "tocando"con él al viajero. Se pueden visitar los viernes, sábados, domingos y lunes.

Publicidad

La Casa de las Cabezas abrirá todos los días

No muy lejos de San Basilio, enclavada en pleno casco antiguo de Cordoba, la emblemática Casa de las Cabezas permanecerá abierta todos los días durante estas fiestas. El lugar constituye un magnifico testimonio arquitectónico del pasado de la urbe.

La casa sorprende con una de las leyendas más inquietantes de la ciudad califal y con la riqueza visual de sus cuatro patios, sus salones, la cocina y un subterráneo que pudo ser una sinagoga. Según antiguos textos el edificio fue alcázar de Almanzor en el siglo X y prisión de Gonzalo Gústioz. Por sus más de mil años de existencia es imposible resumir lo que con cada detalle desvela; es una mezcla mora, judía y cristiana. Sorprende encontrar en una de las estancias un estrado femenino, ya que muy pocos se conservan en España. Sobre él se sentaban las damas –hasta el siglo XVIII en Córdoba las mujeres se sentaban en el suelo encima de ricas alfombras de damascos y terciopelos, conservando así la tradición morisca–, pues las sillas y sillones estaban reservadas únicamente para los caballeros. Recorrer esta casa-museo es "leer"un libro que va descubriendo la historia de Córdoba.

Publicidad

Compras navideñas acompañadas de exquisita y singular gastronomía

Como todos los años el centro cordobés se engalana de forma especial para estas fechas. Calles iluminadas, árboles de Navidad, atracciones infantiles e incluso personajes navideños: duendes, pajes o Papás Noel en la puerta de los comercios. La Plaza de las Tendillas, centro neurálgico de la ciudad acoge desde el 9 de noviembre hasta el 22 de diciembre un tradicional mercado en el que participan una veintena de puestos procedentes de toda la geografía española. En él se pueden adquirir artículos y productos como figuras de belén, juguetes de madera, dulces, quesos, embutidos y panes artesanales entre otros.

Ubicado apenas a unos metros de este mercadillo navideño, en la Calleja Barqueros, se encuentra uno de los establecimientos de hostelería más “healthy” de la ciudad: La Tortuga. Con más de una década este negocio ofrece una línea diferente y artesana en cada una de sus variedades, perfilándose como un lugar en el que hacer un alto a cualquier hora del día. Su amplia oferta en desayunos, aperitivos, cocina elaborada, repostería, zumos naturales, tés, cócteles y selecta licorería, así como su cercanía al casco antiguo lo convierten en un punto de referencia para autóctonos y turistas, en el cual, sabores y olores consiguen evocar una Córdoba mora, cristiana y judía.

Alojarse junto a la Mezquita-Catedral

Córdoba es el resultado del paso de las diferentes culturas que la poblaron, y quizás, alojarse en el entorno más icónico de la ciudad califal ponga el broche a una escapada inolvidable. Frente a la Mezquita-Catedral, a cinco metros de uno de sus muros, se encuentra el hotel Los Patios, una casa-palacio que cuenta con tres típicos patios. Al atravesar la reja de su entrada el bullicio se queda fuera y deja paso al sonido de las fuentes que propician el descanso en las confortables habitaciones.

Una vez relajado y en calma, con el tañer de fondo de las campanas, es posible que invadan la memoria del viajero imágenes de patios, de gentes que abren sus casas, de callejones moriscos envueltos en leyendas –junto a la Casa de las Cabezas–, de puestecitos de madera del mercado navideño, de platos cuyo sabor emocionan... Imágenes de una Córdoba que en Navidad es el destino perfecto para dejarse llevar y desconectar un poco.

Publicidad