Las Palmas de Gran Canaria, un abanico de sensaciones

“Romper con la monotonía en una ciudad Cosmopolita y con una naturaleza que lo domina todo”. Michel Jorge Millares.

Si la Isla de Gran Canaria se conoce como continente en miniatura, su capital, Las Palmas de Gran Canaria, es una ciudad con muchas ciudades: marinera, universitaria, comercial, gastronómica, culta, divertida. Divertida y transgresora como su Carnaval y sus Drag Queens; amable y sosegada, luminosa, como su playa de Las Canteras. Abierta al Atlántico.

La gran urbe del archipiélago canario está a tan solo 40 minutos de los famosos núcleos turísticos de Maspalomas y Playa del Inglés, en el sur de Gran Canaria. Su silueta recuerda a un colosal animal marino. Mar, cultura, historia, gastronomía, compras, naturaleza... El viajero encuentra aquí una ciudad singular con un patrimonio de más de 500 años que recuerda las ciudades coloniales americanas.

No hay una única razón para visitarla, depende de la mirada con la que cada uno se acerque a ella.

La alternativa más cómoda en Las Palmas de Gran Canaria, es realizar la ruta guiada con la guagua turística, cuyo horario permite realizar visitas a pie y continuar el paseo al ritmo que se desee.

Visitas a museos, al barrio histórico, paseos por la playa de Las Canteras, compras, elegir entre una variedad extraordinaria de restaurantes y disfrutar de terrazas en plazas, calles peatonales o junto al mar, todo ello en cualquier época del año. Y, para la tarde o noche, el visitante puede consultar las numerosas actividades y espectáculos que la ciudad ofrece para todo tipo de públicos, bien en sus auditorios y teatros o en la calle (www.lpavisit.com).

El paseo debe incluir la plaza principal, Santa Ana, con la Catedral y las Casas Consistoriales, hitos del casco histórico, junto a otros edificios nobles que conservan el sabor histórico y la arquitectura que sería exportada a América por los colonos. El Museo de Colón, el Museo Canario, San Martín Centro de Cultura Contemporánea o el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) permitirán descubrir una rica cultura que se puede complementar con la visita al Mercado de Vegueta y sus locales de cocina tradicional y terrazas de la calle Mendizábal. Una zona que cada jueves por la noche toman un protagonismo especial con la Ruta de las Tapas.

Frente a Vegueta está Triana, con sus construcciones modernistas, sus comercios, terrazas, edificios singulares como el Gabinete Literario o el Teatro Pérez Galdós y la Casa Museo, dedicada a este escritor. Son todos argumentos más que suficientes para disfrutar de este barrio. Aquí no puede olvidar visitar el Museo Castillo de Mata y rememorar los ataques piratas que soportó la ciudad.

El parque de Santa Catalina, con la Casa del Turismo y el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, nos sitúa en el centro de esta zona más moderna y activa de Las Palmas de Gran Canaria, con sus numerosos restaurantes y bares con terrazas agradables para la tertulia.

Junto a los centros comerciales de la Avenida de Mesa y López, tiendas de todo tipo se reparten por todo este territorio y, en la Playa de Las Canteras, sus numerosos locales a lo largo del paseo junto al mar. La playa es usada todo el año, con más de tres kilómetros de longitud, flanqueada por el Auditorio Alfredo Kraus al Oeste y un singular espacio natural donde disfrutar del mar, El Confital y La Isleta, al Este. El espacio ideal para iniciarse en el surf o en el buceo.

Desde la playa se pueden disfrutar de unos espectaculares atardeceres cuando el sol se despide cada día presidido en el horizonte con el Teide.

Su visita no puede terminar sin conocer el recientemente abierto Castillo de La Luz, un lugar para encontrarse con la historia y el arte, ya que alberga entre sus muros la Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino.