Actualidad

Madrid, Caminos de vino, agua e historia

Madrid es rica en historia y, muestra de ello, son los numerosos castillos y fortalezas militares que posee, testigos de grandes hechos históricos que forman parte del inmenso legado cultural y estructural de los alrededores de la capital de España. De hecho, se puede comprobar que, a lo largo y ancho de la Comunidad, son varias las localidades que cuentan con esplendidas construcciones que, aún hoy en día, pueden visitarse. En total, son seis fortificaciones construidos de los siglos XII y XVI, entre los que destaca el Castillo de Manzanares el Real. Junto al embalse de Santillana, es un bello ejemplo de la arquitectura gótica isabelina. Su construcción se atribuye a Juan Guas, arquitecto de los Reyes Católicos y consta de un robusto muro defensivo y un paseo de ronda. Se pueden visitar sus dependencias, el patio renacentista, la torre del homenaje, desde donde se puede disfrutar de unas magníficas vistas. Además, ofrece una completa agenda de actividades y eventos a lo largo del año como el Fin de Semana Medieval, con torneos, mercado, visitas teatralizadas, talleres....

Publicidad

Este es tan sólo un ejemplo, ya que en este destino existe todo un universo por descubrir: desde altas montañas hasta frondosos bosques. Pues si por algo se caracteriza Madrid es por ofrecer lugares de paz, de buen comer o de naturaleza íntima a tan solo un paso de la gran ciudad. Las rutas quedan al gusto del visitante. Además de pasear por la citada localidad, resulta recomendable hacerlo también por Colmenar de Oreja, su típica Plaza Mayor porticada y su Museo de Ulpiano Checa. Algo que también comparte Chinchón, cuya glorieta principal es otro bello ejemplo de arquitectura medieval castellana. De hecho, se trata de uno de los pueblos con más encanto y en donde el tiempo parece haberse detenido. Aranjuez es uno de los mejores ejemplos de “Paisaje Cultural” al formar parte de la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco que se puede encontrar en España. En Rascafría ocurre exactamente lo mismo: sumergida en lo más hermoso del Valle del Lozoya, el pueblo se ha convertido en una postal para los aficionados a la fotografía. Toda esta belleza llevó a Enrique II a fundar, en el siglo XIV, el Monasterio de Santa María del Paular, una joya del arte monacal que cuenta con una rica colección de pinturas de Vicente Carducho. A la altura de semejantes personajes se presenta la villa medieval de Torrelaguna. Aquí vivió San Isidro Labrador y nació Santa María de la Cabeza. También el Cardenal Cisneros, quien no reparó en gastos para engrandecerla. En definitiva, un museo al aire libre, como el que también presentan Patones de Arriba y Buitrago del Lozoya, en los que parece que el tiempo se ha mantenido intacto hasta ahora. Nuevo Baztán, una localidad fundada en el siglo XVIII por Goyeneche con un monumental palacio-iglesia barroco unido a un singular casco histórico, Un impresionante conjunto arquitectónico diseñado por Churriguera. En cambio, Villarejo de Salvanés supone la oportunidad perfecta para conocer cuán grandioso debió de ser su castillo, que fue capital de la Encomienda Mayor de Castilla. Quizá construido a partir de una antigua atalaya musulmana, fue la pieza básica de control de los accesos a la Meseta Sur por la Orden militar de Santiago. Y, si por algo destacan Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias, es, precisamente, por su historia vinícola, lo que hace que tomar una copa admirando el río Guadarrama o fotografiando la Sierra de Gredos sea una experiencia única.

La gastronomía es otro de los atractivos más relevantes de la región de Madrid gracias a una oferta variada y actual: 23 restaurantes con 30 estrellas Michelin (Mario Sandoval, Paco Roncero, David Freixa...), restaurantes centenarios (Malacatín, Casa Lhardy, Posada de la Villa...) y mercados gastronómicos (San Miguel, San Antón, San Ildefonso...). Esta oferta se complementa con productos agroalimentarios de alta calidad, comprendidos en algunas de las siete figuras de calidad diferenciada y la marca de garantía “Mi Producto Certificado” y la Denominación de Origen de Vinos de Madrid, lo cual configura una excelente oferta enoturística. En la capital, cualquier momento del día es idóneo para disfrutar del buen tapeo en cualquiera de sus barrios: desde La Latina hasta Malasaña, pasando por Bilbao o Cortes. Al igual que alguna de sus citas más demandas: Madrid Fusión, Mercado de Sabores, Enofestival...