Tarea para 2020

Si desde el PSOE-A siguen dando cobertura a Sánchez en esta aventura hacia el caos no podrán volver a sentarse en el Parlamento sin explicar antes a los andaluces por qué han abandonado la senda de la Constitución y la igualdad entre los españoles.

Primera sesión del debate de investidura del candidato socialista a la Presidenc
Europa PressJesús Hellín Europa Press

Pedro Sánchez mira a un lado y a otro de la mesa mientras los cubiletes pasan ante sus ojos. ¿Dónde está la bolita? ¿Aquí? ¿Allí? En el trilerismo siempre hay uno que hace el papel del listo que ha ganado la apuesta, es el cómplice que también comparte papelón en el timo de la estampita, otra gloria de la naturaleza española, siempre dispuesta al mangazo. Entre ERC, PNV y Bildu le sacan los cuartos con la ayuda de Podemos, que también pesca lo suyo en la marejada avariciosa del líder socialista. Las cifras redondas del año 2020, con sus curvas ya en los cuatro números, anticipan el laberinto levantado por el PSOE y los nacionalistas para ponerle cargas de profundidad al sistema constitucional de 1978. Si el partido que aspira a gobernar España se asegura el sillón con aquellos que tienen como objetivo romper el marco geográfico y político actual ya es fácil imaginar el horizonte que nos espera. Susana Díaz y Micaela Navarro sacan la capa y la espada para defender al líder absoluto, lógico teniendo en cuenta que ahora dependen de él para seguir en la pomada, pero a los partidos que se llaman constitucionalistas se les debe exigir ya una reacción desde Andalucía porque los efectos de los trileros nos afectarán a los andaluces más temprano que tarde. Si desde el PSOE-A siguen dando cobertura a Sánchez en esta aventura hacia el caos no podrán volver a sentarse en el Parlamento sin explicar antes a los andaluces por qué han abandonado la senda de la Constitución y la igualdad entre los españoles. Y eso debe ser reclamado en el Parlamento andaluz.