¿Tengo que usar mascarilla, si salgo el fin de semana?

Ya se ha regularizado su utilización en la calle o en los medios de transporte y se contemplan excepciones

Desde que el coronavirus se hizo fuerte en las calles del país y de la comunidad, las recomendaciones de las autoridades sanitarias sobre el uso de mascarillas han evolucionado. Lo han hecho tanto, que se ha oscilado entre el que su utilización no era conveniente para toda la población, hasta convertirlas en un elemento obligatorio. Los andaluces que este fin de semana salgan a la calle o dirijan sus pasos a espacios abiertos o a locales cerrados, pero accesibles al público, tendrán que llevarlas, siempre que no se pueda guardar la distancia de seguridad de dos metros, de acuerdo a las últimas directrices fijadas desde Madrid.

Aunque hay excepciones: los menores de seis años, si hay motivos de salud justificados en causa de fuerza mayor, una situación de necesidad, o si se realizan actividades incompatibles con esos protectores “por su propia naturaleza”. Además, estarán eximidas de emplearlas las personas con dificultad respiratoria que pueda agravarse o las dependientes o discapacitadas con alteraciones de conducta que lo impidan.

Esas salvedades detalladas son las que se han permitido también en el transporte público, donde hay que llevarlas siempre, con independencia de la distancia, si tu caso no se amolda a ninguna de ellas. Lo mismo rige si el vehículo que se coge estos días es particular, con al menos alguien con quien no se convive. Cuando todos en el coche sean convivientes, los cubre bocas ya casi habituales no serán necesarios.

Por contra, si se recurre a servicios de taxi y VTC para desplazarse, la mascarilla ha de ser la compañera de viaje, con las salvedades mencionadas con anterioridad, de nuevo. ¿Y qué pasa si se opta por la moto para moverse lo autorizado? Cuando los usuarios sean dos, tendrán que completar la vestimenta con ese protector, si no conviven y sus cascos son abiertos, no integrales. Habrá que sumarle unos guantes para ambos, por último, si la motocicleta es de alquiler.