Piden 6 meses de cárcel para un nadador que besó a una compañera en un hotel durante un campeonato

La Fiscalía rebaja la petición inicial de dos años y medio de prisión por unos hechos por los que el juzgado de Menores ya condenó a otro joven

Vista de los juzgados sevillanos / Foto: Manuel Olmedo
Vista de los juzgados sevillanos / Foto: Manuel OlmedoManuel OlmedoManuel Olmedo

La Fiscalía ha sustituido su petición inicial de dos años y medio de cárcel por otra de seis meses para un nadador al que acusa de abusar de una compañera de equipo a la que besó en el hotel donde se alojaban durante un Campeonato de Andalucía, unos hechos por los que un juzgado de menores ya condenó a otro joven.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha dejado este martes visto para sentencia el juicio contra C.J.F., el único de los tres implicados que no ha sido juzgado en Menores porque el día de los hechos, el 13 de julio de 2017, ya tenía dieciocho años.

El tercer nadador denunciado fue absuelto, según han informado fuentes judiciales a Efe.

Los tres jóvenes y la presunta víctima pertenecían al Club Natación Mijas, de Málaga, y el campeonato se celebró en Mairena del Aljarafe (Sevilla).

El encausado ha explicado al tribunal que estaba depilándose las piernas el día antes de competir cuando sus compañeros “empezaron con la broma” y llamaron a la joven, de catorce años.

“Hizo como que me depilaba y de repente me dio un beso cuando le quité la maquinilla”, ha asegurado C.J.F., quien ha reconocido que antes de estos hechos había mantenido con ella una relación consentida “no permanente, pero sí asidua”.

Aun así, ha recalcado que se quedó “sorprendido” porque “ella estaba teniendo una relación con otro compañero del equipo”, en concreto el menor que fue absuelto.

El acusado también ha recordado que después hablaron “para aclarar el malentendido” y que ella no tuvo “ningún problema” con él durante el resto del campeonato.

La denunciante ha explicado al tribunal que varios compañeros la hicieron ir a la habitación donde estaba C.J.F. y “cerraron con llave para que no entrase” otra nadadora que la había acompañado, aunque esta testigo ha afirmado que ella se quedó en su cuarto.

“Me olí algo raro”, ha rememorado la joven, quien ha referido que los nadadores juzgados en Menores la “obligaron a depilar las piernas” al acusado y después la “empujaron” al baño.

“Él intentó besarme y le dije que no. Lo intentó otra vez y se fue”, ha proseguido la testigo, quien después ha matizado que sólo trató de besarla “una vez” y que no la intimidó.

“Cuando le dije que parase, paró”, ha aclarado.

También ha admitido que, acto seguido, entró el chico con quien había acordado tener relaciones durante ese viaje y, en efecto, hicieron el amor, y que a continuación el menor que sí fue condenado intentó bajarle los pantalones y besarla.

Tres nadadoras del mismo club han coincidido en que, según lo que les contó la víctima aquel día, ella y C.J.F. “se empezaron a liar” de forma “consentida”.

Una de ellas también ha señalado que su malestar “básicamente” era contra el joven que después fue condenado.

La entrenadora del club ha asegurado que la chica le dijo que “quería mantener a C.J.F. fuera de esto” y que quedó “satisfecha” tras recibir las disculpas de los tres implicados.

En sus conclusiones definitivas, la Fiscalía ha aceptado que existió un “consentimiento tácito” y que, además, el desarrollo madurativo de ambos era similar.

Aun así, la fiscal y la familia de la joven han pedido que al procesado, que ahora entrena a niños, se le prohíba durante tres años ejercer cualquier trabajo que implique contacto con menores.

La defensa ha calificado el incidente como “nimio e intrascendente” y ha solicitado la absolución.