La Traviata que imaginó Verdi cierra el curso en el Maestranza

El director musical Pedro Halffter regresa «a casa» con un montaje ambientado en la época del autor y no en la de Luis XIV. “Podrá verse la obra que a él le habría gustado ver”, afirma

El reparto y los responsables técnicos de La Traviata, este jueves en el escenario del Teatro de la Maestranza
El reparto y los responsables técnicos de La Traviata, este jueves en el escenario del Teatro de la Maestranza FOTO: Kiko Hurtado

El amor imposible y trágico entre Violetta Valéry y Alfredo Germont, es decir, La Traviata, clausura la temporada de ópera 2021-22 en el Teatro de la Maestranza. La obra cumbre de Giuseppe Verdi llega a Sevilla con un reparto de lujo encabezado por la soprano georgiana Nino Machaidze, el tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz y el barítono eslovaco Dalibor Jenis, pero también con la dirección musical de quien tantos años vivió y trabajó en la capital andaluza: Pedro Halffter. El exdirector de la Orquesta Sinfónica de Sevilla y ex director artístico del coliseo junto al Guadalquivir regresa “a casa” con una “ópera revolucionaria”.

Serán cinco funciones, la primera el 14 de julio y la última diez días después, de una coproducción de la Scottish Opera, la Welsh National Opera, el Gran Teatre del Liceu y el Teatro Real. Y el éxito de público está asegurado: quedan tan pocas entradas que para un par de sesiones ya no hay disponibilidad.

La gran cita, que debió haberse celebrado en 2020 pero se aplazó por la pandemia, ha sido presentada este jueves en Sevilla. Para el director general del Maestranza, Javier Menéndez, uno de los puntos más llamativos de este montaje es la dirección escénica de David McVicar, que ambienta la trama en la época de Verdi, como el autor italiano hubiese querido. No pudo por la censura, que lo forzó a situar la acción en la época de Luis XIV, pero ahora “podrá verse La Traviata que a Verdi le habría gustado ver”, con el contexto propio de mediados del siglo XIX.

“Dirigir Verdi en la que ha sido mi casa durante tantos años me llena de emoción”. Así ha empezado su discurso Halffter, quien ha recordado su primera vez en el Maestranza, “literalmente el siglo pasado”, y los tres años que llevaba sin pisarlo. “Lo único que he sentido al volver a entrar en el teatro ha sido felicidad”, ha confesado.

El ahora director musical de la ópera, que está “seguro de que va a ser un éxito”, ha explicado por qué la considera “revolucionaria”. Inspirada en ‘La dama de las camelias’, de Alexandre Dumas, “Verdi confronta al público de un teatro de ópera con su propia realidad. Si su estreno ya fue un cierto fracaso, con esta puesta en escena habría sido un escándalo, porque era ponerle a la gente un espejo con todas las falsedades, los vicios y las estupideces de una burguesía que estaba podrida y sólo seguía una moralidad corrupta y mentirosa”.

El responsable de la reposición de la puesta en escena, Leo Castaldi, ha abundado en que esta es “una interpretación muy fiel del libreto y de las fuentes” del autor, en alusión al libro de Dumas y a la vida de Marie Duplessis, la cortesana francesa que inspiró ambas obras. “Es un espectáculo muy agradecido de poner en escena y muy disfrutable. Quiere ser un espectáculo moderno, trata temas como la enfermedad o la muerte con una sensibilidad moderna”, ha añadido.

De izquierda a derecha: Leo Castaldi, Nino Machaidze, Javier Menéndez, Pedro Halffter, Arturo Chacón-Cruz y Dalibor Jenis
De izquierda a derecha: Leo Castaldi, Nino Machaidze, Javier Menéndez, Pedro Halffter, Arturo Chacón-Cruz y Dalibor Jenis FOTO: Kiko Hurtado

Nino Machaidze, en un italiano muy transparente, se ha autodefinido como “felicísima de estar otra vez en esta maravillosa ciudad”. La georgiana, que pisó el Maestranza en 2012 para interpretar ‘Thais’ junto a Plácido Domingo, ha dicho que está “absolutamente enamorada” de Sevilla. “Ni el calor me molesta -ha bromeado-. Estoy enamorada de la energía y de la luz de esta ciudad, que es especial y mágica”. También ha opinado que La Traviata es una obra “bella y profunda”.

Arturo Chacón-Cruz, que debuta en Sevilla, no está menos feliz. “Uno de mis sueños se ha hecho realidad. Siendo barítono hice ‘El barbero de Sevilla’ y después también hice ‘Carmen’. Me imaginaba Sevilla, pero al verla ha sido increíble, cada edificio es fascinante y la luz tiene una energía increíble”, ha comentado. El mexicano, que en el estreno del día 14 se hará centenario interpretando a Alfredo Germont, cree que han encontrado “maneras de exprimir más detalles al personaje”.

Dalibor Jenis, también debutante en esta plaza, ha recordado la anécdota de una de sus primeras veces como Giorgio Germont, el malvado padre de Alfredo, hace ya muchos años: “Como era demasiado joven, me tenían que envejecer. Así que cuando mi madre fue a ver la obra, preguntó que dónde estaba Dalibor, que no cantaba en el primer acto. Y en el segundo mi hermano le dijo que yo estaba allí, pero ella no me veía, así que empezaron a discutir en el teatro”.