Andalucía

Tribunales

Pensión vitalicia de más de 1800 euros por incapacidad absoluta por fibromialgia

La mujer presentó una demanda contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social y un juzgado de Málaga le ha dado la razón

Ciudad de la Justicia de Málaga
Ciudad de la Justicia de MálagaJUNTA DE ANDALUCÍAJUNTA DE ANDALUCÍA

El Juzgado de lo Social número 14 de Málaga ha dado la incapacidad absoluta a una trabajadora comercial, de 49 años, por padecer fibromialgia y ha estimado la demanda formulada contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social, que realizó un informe negativo de su incapacidad. La demandante tendrá una pensión vitalicia de más de 1.800 euros y la jueza ha fallado con carácter retroactivo y con el 100 % de la base reguladora de cotización, según la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe.

En los hechos probados se indica que la mujer padece fibromialgia con dolor que “se inicia desde la planta de los pies y limita la bipedestación y la vida diaria. Además padece fatiga crónica, tanto física como psicológica, con deterioro cognitivo y pérdida de memoria, síndrome miofascial, hernia discal con lumbalgia irradiada a articulación, trastorno adaptativo ansioso depresivo y anorexia.

Pese a ello el 2 de marzo de 2022 la dirección provincial de INSS dictó resolución denegatoria de las prestaciones de incapacidad permanente “por no alcanzar las lesiones que padece un grado suficiente de disminución de su capacidad laboral”. Debido a dicha resolución, la mujer presentó una demanda contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social. La magistrada rechaza los informes que denegaban este reconocimiento e indica que es cierto que las tareas se diferencian por su grado de dificultad. Pero “por muy liviana que sea una actividad laboral, conlleva ciertos desplazamientos, estancia durante la jornada en el lugar del trabajo, y otros aspectos referidos al rendimiento y la actividad”, que no pueden ser asumidos por personas con ciertas dolencias, como el caso de la fibromialgia o la fatiga crónica de la afectada. Es decir, que no por ser un trabajo aparentemente fácil, sin esfuerzo físico, puede derivarse a que independientemente del estado de salud o las afecciones por enfermedades que padezca el trabajador, se pueden realizar.

El despacho de abogados Parrado Asesores, que representa a la mujer, han indicado a EFE que “es un triunfo más para las mujeres que se ven obligadas a cambiar de forma radical su vida laboral y personal por una dolencia”, y pueden servir como jurisprudencia en otros casos.”Es importante dar a conocer la sentencia ya que muchas mujeres piensan que por estar sentadas ante un ordenador y no dedicarse a la limpieza o al cuidado de los ancianos, por ejemplo, no pueden tener derecho al reconocimiento laboral de su enfermedad”. El equipo jurídico de Parrado Asesores ya ha logrado un 93 por ciento de casos de éxito en las demandas emprendidas por clientes que querían lograr una pensión por incapacidad laboral, adaptar su puesto de trabajo a sus condiciones físicas o reforzar las capacidades menos afectadas por la enfermedad crónica