Las infecciones sexuales «campan a sus anchas» en la UE

Los expertos alarman sobre el creciente número de contagios no sólo genitales sino también en las vías aéreas, como la boca

Repuntan de forma silenciosa y sin que nadie repare en ellas. Las las infecciones de transmisión sexual (ITS) «campan a sus anchas» y desde el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) las consideran un problema de salud pública.

Las cifras son alarmantes: un 70% más de casos de sífilis en una década, hay casi 150 contagios anuales por cada 100.000 habitantes de clamidia, se notificaron 239 de infección gonocócica en la UE –no todas se localizaron en la zona genital–, y los contagios del linfogranuloma venéreo se concentran en cuatro países: Francia, Países Bajos, España y Reino Unido con un 86% del total.

Jorge del Romero, portavoz del Grupo de Estudio de Enfermedades de Transmisión Sexual (Geits) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), se muestra tajante ante un problema creciente a nivel mundial y sobre el que poco o nada se pone el foco. «El repunte es tremendo y es igual en todos los países avanzados. Todas las ITS –antes ETS, enfermedades de transmisión sexual– están experimentando el mismo crecimiento y resulta muy preocupante», añade Romero.

Datos alarmantes

La coordinadora del Grupo de ITS de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Alicia Comunión, subraya que en España, desde 2013, las ITS, como la sífilis, la gonorrea y la clamidia, se han incrementado en un 76%, 67% y 22%, respectivamente, en Europa. «Resulta fundamental que la sociedad sepa que estas infecciones pueden pasar desapercibidas, ya que muchas de ellas no presentan síntomas», explica Comunión, por lo que «hay que ser proactivo en su identificación».

En este sentido, la experta subraya que dos de cada tres clamidias no manifiestan síntomas, y esto resulta «vital» para que, ante cualquier relación de riesgo, las personas acudan al dermatólogo para poder activar los protocolos y realizar las pruebas pertinentes.

Como la piel constituye el órgano que más rápidamente manifiesta el contagio de las ITS y lo hace a través de síntomas genitales y extragenitales, por lo que corresponde parcialmente a los dermatólogos tratar este tipo de infecciones, que «cada vez reciben más visitas relacionadas con las infecciones», según Comunión.

Por eso, saltan las alertas en Europa, ya que se producen más de 240 casos al día de gonorrea y es que, desde 2008, Francia y Portugal multiplicaron por seis los contagios, mientras que Dinamarca e Irlanda registran en la actualidad más del triple de casos confirmados.

Nuevas zonas de infección: recto y faringe

Desde el Centro Sanitario Sandoval de Madrid –clínica monográfica, ambulatoria y orientada a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las ITS–, que dirige el portavoz de Geits, Jorge del Romero, se ha observado que las zonas contagiadas ya no son exclusivamente genitales.

«El 72% de los casos son extragenitales, se da en el recto y la faringe, resulta muy común con la bacteria de la Neisseria Gonorrhoeae (o gonococo), propia de la infección gonocócica (o gonorrea, como se la conoce de forma más popular). Nosotros hemos visto cómo se ha multiplicado por seis en una década», explica Del Romero y advierte de que «además, nos encontramos ante un infradiagnóstico en el caso de la clamidia porque hay que buscarla en las relaciones anales y ahí no se hacen pruebas. Sólo se examina a las mujeres y observamos que en los hombres también se da, pero no se mira de forma rutinaria».

En este sentido, el experto del ECDC Gianfranco Spiteri añade que «también debemos tener en cuenta que los números que vemos ni siquiera muestran el verdadero alcance de la epidemia de gonorrea en Europa. Muchas infecciones no se diagnostican debido a la falta de síntomas o al acceso limitado al diagnóstico o simplemente no se informan».

Por su parte, la dermatóloga en el Hospital Universitario Valle de Hebrón de Barcelona, María Ubals, comenta que las ITS pueden aparecer en forma de úlceras, verrugas o exantemas en partes del cuerpo extragenitales. «El motivo de estas reacciones más inusuales son la inoculación directa del microorganismo mediante pequeñas erosiones o por la diseminación de la infección», concreta Ubals.

Relajación en los más jóvenes

Desde Sanidad, ya se advierte de que estamos ante un problema de calado en la sociedad y que precisa con urgencia un abordaje multidisciplinar. María Luisa Carcedo, la responsable de la cartera en funciones, ya ha reconocido en varias ocasiones que en la sociedad española se ha producido un repunte del sida y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) debido a la relajación «de la concienciación de los jóvenes».

Según los datos que maneja este Ministerio, «cada año se producen en nuestro país cerca de 3.400 nuevos diagnósticos del VIH y más del 29% de las nuevas detecciones se producen en personas menores de 30 años». Igualmente, ha detallado Carcedo, los jóvenes son los más afectados por ITS como la infección gonocócica, la sífilis o la chlamydia trachomatis. «No se trata de regresar al pánico como opción», ha insistido Carcedo, sino de «concienciar de que la prevención sigue tan vigente como cuando hace casi 40 años se detectó el primer caso».