El «sorpasso» de la eólica a las convencionales

Su uso para mitigar los desajustes del mercado eléctrico supone un ahorro económico. La eólica ya ajusta los desvíos del mercado eléctrico como las tecnologías convencionales. En el mercado de regulación terciaria, la primera en hacerlo ha sido Enel Green Power. Entre abril y mayo, esta renovable permitió evitar 660 horas de desajustes entre producción y consumo

Su uso para mitigar los desajustes del mercado eléctrico supone un ahorro económico

Tratar de explicar el mercado eléctrico español es casi tan arduo como abordar el déficit de tarifa. Pero que las renovables participen ya por primera vez en minimizar los desvíos que se producen en los diferentes mercados eléctricos para garantizar el equilibrio entre generación y consumo es un tema que bien merece ser abordado. Y es que las centrales de carbón, las de ciclo combinado y las hidráulicas ya no son las únicas que participan en el mercado de regulación terciaria. La eólica también lo ha hecho, lo que se traduce en un ahorro a la espera de que el vehículo eléctrico y con él las baterías permitan reducir los desvíos entre lo que se produce y lo que se consume. Pero vayamos por partes. En la actualidad, ya que la electricidad no se puede almacenar, hay que hacer coincidir la generación de MWh con el consumo. Para conseguir eso hay diferentes mercados. El primero «empieza el día anterior. Es el mercado diario, en el que los generadores ofertan lo que estiman que van a producir y los consumidores compran (no usted ni yo, sino los agentes que adquieren la electricidad para nuestros hogares), cada uno con la incertidumbre propia de su negocio. Las renovables tenemos una incertidumbre mayor porque no se puede saber con total seguridad cuánto viento va a soplar. Ese mercado diario se gestiona sobre las 11 de la mañana del día anterior al que se va a consumir. Es cuando se gestiona el grueso de la energía, casando producción y demanda, así como las interconexiones con Francia, Marruecos y Portugal», explica Santiago Tejero, responsable de Gestión de la Energía de Enel Green Power España.

«Esta primera casación –prosigue– busca que sea económicamente viable, por lo que se hace al menor coste posible, entrando las energías que son más baratas. Una vez que ya está este primer mercado económico tiene lugar el de restricciones técnicas».

Dicho de otro modo, cómo es más viable producir en áreas cercanas al consumo, se realiza un reajuste del mercado diario y se plantea quiénes están dispuestos a bajar de carga (de producción) y a qué precio a tenor de este factor. Lo que conlleva a su vez unas compensaciones por parte del sistema (que en definitiva pagamos entre todos). En este mercado también ha entrado ya la eólica de la mano de Acciona.

Tras esta casación del día anterior que se hace en dos fases, empiezan los mercados intradiarios. «Desde la entrega del primer MWh a las 00:00, comienzan los mercados intradiarios en el que generadores y consumidores pueden volver a ir para poder ajustar los desvíos todo esto antes de las tres». Imagine un mercado virtual de hortalizas al que va, tras haber hecho la compra, porque ha adquirido un saco con más cebollas de las que necesita y quiere vender dos. A él también acude otro cliente que puede necesitarlas pero si se le compensa económicamente ofrecerá las que tiene. Y por otro lado, otros clientes que se olvidaron de adquirirlas cuando fueron a la frutería. Es ahí cuando se hace el intercambio, como en el mix.

Tras el primer mercado intradiario, ya estamos más cerca del mercado de gestión de desvíos, un mercado que tiene lugar horas antes de la entrega de energía. Es entonces cuando el operador del sistema revisa los datos y si detecta «un desvío superior a 300 MWh entre lo que se oferta y se va a consumir realiza una convocatoria de mercado de gestión de desvíos».

Es entonces cuando entran en juego los mercados de regulación secundaria y terciaria. «El de secundaria es en tiempo real, para ello el regulador necesita que haya generadores disponibles para que en caso de desvíos éstos se corrijan en menos de dos minutos. Básicamente es una banda en tiempo real que tiene dos fases. Una en la que se solicitan aquellos volúmenes de electricidad que van a estar disponibles y que se hace el día anterior y luego viene el ajuste real». En este mercado hay operadores que optan por dejar un porcentaje de la energía que estiman que van a producir reservada ya que reciben una compensación económica por ello y luego si se les requiere les vuelven a pagar.

Y la regulación terciaria «es para corregir los desvíos de la secundaria si no se pueden corregir en dos minutos. Son MWh que los productores ofrecen para evitar los desvíos en 15 minutos como mucho con el fin de que el sistema nunca se vea desprotegido», explica Tejero. Dicho de otro modo, un mercado eléctrico organizado en diferentes mercados con un único objetivo: garantizar la seguridad de suministro. Algo que hasta la fecha sólo podían protagonizar las tecnologías convencionales, ya que a las renovables siempre se les achacaba que no podían garantizar la seguridad de suministro. Esto cambia en marzo de 2014, cuando el Gobierno permitió que las renovables participasen en estos mercados y ayudasen frente a los desvíos, recuerda Santiago Tejero. Y el pasado 1 de abril Enel Green Power España se convirtió en la primera compañía que participó con la eólica en el mercado de regulación terciaria. «En abril, con la eólica hemos participado en 360 horas, 60 de ellas para subir y 300 para bajar la producción, y en mayo 100 horas para subir la producción y 200 para bajarla», detalla el responsable de Gestión de la Energía de Enel Green Power España.

¿Qué supone esto? «El hecho de poder tener accesible la eólica para reducir desvíos supone compiten en tema de costes con otras tecnologías porque la eólica resulta más barata que las convenciones. Es decir, supone automáticamente un ahorro para el sistema».

Pero, ¿por qué se producen los desvíos? Por diversas causas, desde que se «produzca una parada no programada o un fallo en una central convencional, que se suele cubrir con secundaria, o porque la estimación de producción de las renovables difiere del día anterior o porque hay variación del consumo. Los mayores desvíos se producen por las variaciones de la demanda». Un ejemplo es cuando, sin haberse previsto, los termómetros se disparan haciendo que más ciudadanos pongan el aire acondicionado.

Uno podría pensar que se podría resolver poniendo en funcionamiento alguna de las térmicas paradas y a las que se paga por estar paradas, pero Tejero asegura que el coste sería mayor, ya que hacerlas funcionar dos horas costaría unos 200 euros por MWh mientras que en el caso de la eólica el coste estaría un poco por encima del mercado diario, que no llega a 10 euros por MWh (aunque en este caso sería algo más que esos 10 euros). Otra opción es que en caso de un desajuste por exceso de demanda sería hacer pagar a aquellas industrias que, como las acerías, tienen una tarifa especial por permitir que se les pueda pedir bajar el consumo.

Ahora bien, aunque la eólica permita hoy un ahorro en paliar los desvíos que se producen entre producción y consumo, frente a las centrales de carbón o las de ciclo combinado, lo cierto es que en un futuro cuando el vehículo eléctrico se imponga, las baterías podrían dar la estabilidad que el mercado eléctrico necesita reduciendo esos pequeños errores de cálculo. «Al poder almacenar energía en las baterías el mercado se estabilizará y se reducirán los desvíos», explica Tejero.

En definitiva, una nueva opción para que cada vez que usted encienda la luz, ponga el microondas o quiera ver un partido de fútbol pueda hacerlo. Un mercado más difícil que ir a comprar dos cebollas, pero a su vez más eficiente, ya que en demasiadas ocasiones los supermercados te impiden comprar una sola unidad.

Año 2017: ¿Se instalarán más MW eólicos?

Si en 2014 sólo se instalaron 27 MW eólicos en España, 2015 fue peor: cero. Y 2016 apunta a un año también muy negativo en lo que a instalación eólica se refiere, ya que a pesar de la subasta eólica que hubo en diciembre del pasado año, la primera y la última, como pronto se podría instalar alguno en 2017. Es por eso que el sector eólico anda que trina y viendo si finalmente olvidarse del mercado nacional y continuar, como vienen haciendo, con el mercado exterior. A ello hay que sumar la incertidumbre política del país. «En diciembre de 2015 en la subasta que hubo se adjudicaron 700 MW: 500 eólicos y 200 de biomasa. Ahora con la incertidumbre política del país no se sabe si habrá nuevas subastas o si se modificará este mecanismo por lo que a priori lo único que hay previsto en 2017 es que se puedan empezar a instalar parte de los 500 MW que se adjudicaron el pasado año. Como el plazo de puesta en marcha de un aerogenerador es de un año, estimo que algún MW se podría instalar», pero los 500 MW no serán previsiblemente realidad hasta diciembre de 2019, ya que tiene un plazo tope de cuatro años, explica el responsable de Gestión de la Energía de Enel Green Power España.