Belleza

Tres ejercicios de entrenamiento postparto

La vuelta a la vida tras haber dado a luz no es fácil en ninguno de los ámbitos, y desde luego en el físico, tampoco.

La vuelta a la vida tras haber dado a luz no es fácil en ninguno de los ámbitos, y desde luego en el físico, tampoco. El embarazo y después el parto (ya sea a través de cesárea o parto natural), son momentos particularmente delicados para el cuerpo de la mujer, que experimenta una serie de novedosos cambios físicos. Hay quien dice que tras haber sido madre, nunca se vuelve a recuperar el anterior estado físico, pero esa afirmación no es del todo cierta. Recuperar el cuerpo de antes de un embarazo conlleva mucho trabajo, paciencia, tiempo y esfuerzo, pero desde luego sí que es posible.

Publicidad

Una de las preguntas más frecuentes entre las recién estrenadas madres es saber en qué momento pueden volver a hacer deporte. A movilizarse. Por supuesto aquí todo depende de lo que el médico aconseje, ya que será en función de nuestro historial. Así pues, el factor tiempo es importante, pero no fundamental. A la pregunta, ¿cuándo puedo volver a practicar deporte tras tener un bebé?, lamentablemente la respuesta no es definitiva. Mientras que hay médicos que aconsejan esperar hasta las 4 ó 6 semanas tras dar a luz, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, afirma que se debe comenzar a practicar deporte, de forma lógica, cuando la mujer se encuentre bien para hacerlo y estos son 3 ejercicios para un buen comienzo.

1. Los ejercicios de Kegel: seguramente habrás oído hablar de ellos porque son, sencillamente, la biblia del fortalecimiento del suelo pélvico, y sirven, entre otras muchas cosas, para mejorar la circulación en el área del perineo (posiblemente dolorida si has sufrido una episiotomía). Son tan buenos para la mujer que se aconsejan en todo momento de la vida de la mujer, no solo tras un parto. También están indicados para fortalecer los músculos de la zona y mejorar los problemas de incontinencia urinaria. Para llevarlos a cabo, hay que contraer y relajar los músculos de la vagina en series de 10, durante aproximadamente 10 minutos, en un movimiento similar al movimiento de contracción como cuando tenemos ganas de ir al baño a hacer pis. Aquí encontrarás más ejercicios de Kegel.

Publicidad

2. Masaje de órganos internos: quienes practiquen yoga, sobre todo la modalidad de Kundalini, ya sabrán a qué nos estamos refiriendo. En el caso de un embarazo, el esfuerzo del parto provoca que los órganos internos sufran y por esto es importante masajearlos y relajarlos para que poco a poco vayan recobrando la normalidad. Por eso practicar yoga sería ideal en este caso, así que tumbadas boca arriba con las manos cerca del pubis, vamos a realizar un masaje ascendente hasta el ombligo durante aproximadamente 10 minutos. La presión debe ser firme, pero no sentir dolor. Si hay dolor, debemos parar.

Publicidad

3. Estiramientos de ‘vaca y gato’: al igual que en el ejercicio 2, también en este caso sabrás de qué hablamos si has practicado yoga. Vamos a hacer uso de la respiración diafragmática, tan importante para la zona abdominal. Nos ponemos a cuatro patas con los hombros a la altura de las muñecas; comenzamos tomando aire arqueando hacia arriba la columna (abdomen lleno de aire) y lo vaciamos arqueándonos hacia abajo, simulando los movimientos de dichos animales, la vaca y el gato. Se debe repetir durante 10 minutos en series de 10 respiraciones.