5 claves para ser positivo en el trabajo

Continuando con nuestro empeño por apostar por la filosofía ‘Mindfulness’ en nuestra vida diaria, hoy vamos a centrarnos en el trabajo. Reconocemos que es muy fácil decir que debemos ser conscientes del momento presente y mantenerse conectado con nuestro ser interior para lograr una actitud positiva, pero a la hora de hacerlo, la cosa cambia, sobre todo si se trata de un entorno un poco más hostil como puede ser la oficina.

Continuando con nuestro empeño por apostar por la filosofía ‘Mindfulness’ en nuestra vida diaria, hoy vamos a centrarnos en el trabajo. Reconocemos que es muy fácil decir que debemos ser conscientes del momento presente y mantenerse conectado con nuestro ser interior para lograr una actitud positiva, pero a la hora de hacerlo, la cosa cambia, sobre todo si se trata de un entorno un poco más hostil como puede ser la oficina.

Pero, ¿cómo mantener una actitud positiva cuando se trabaja en un ambiente no tan positivo como nos gustaría? Hoy te damos 5 claves para lograrlo.

1. Ser agradecido. Esta es una de las partes que mejor funciona en la filosofía ‘Mindfulness’. Un truco para lograrlo es enumerar y escribir todas aquellas cosas que nos hacen sentir bien y por las que estamos agradecidos. Al leerlas, somos más conscientes de todo lo bueno que tenemos y eso nos carga de energía positiva. Llévalo contigo y repítelo cuantas veces sea necesario, como si fuera un mantra.

2. Tómate tu tiempo antes de comenzar la jornada: hemos hablado de yoga por la mañana, también de meditación... Es importante establecer cada mañana un vínculo entre el cuerpo y la mente. Solo se necesitan aproximadamente 20 minutos y tras la práctica, nos sentiremos mucho más relajados y predispuestos a ser más positivos.

3. Si aún no has llegado a la oficina, es que aún no estás en la oficina. Da igual la lista de tareas que tengamos por delante en las horas de jornada laboral. Aplicar la filosofía ‘Mindfulness’ consiste en aplicar el aquí y el ahora y el ser consciente. Así que es importante mantener la atención en cada detalle de todo lo que haces; preparar el café, percibir su aroma, ducharse tranquilamente... Cuando percibamos que nuestros pensamientos van a la deriva, debemos ser conscientes de ello y volver a dirigirlos de nuevo al momento presente. Cuando llegues a la oficina, sigue estos consejos.

4. Un descanso a media mañana: si se puede, es importante intentarlo. Tomar un descanso de la oficina, parar, levantarse y salir a tomar un poco de aire. Este gesto nos ayudará tanto física como mentalmente, y además le daremos una tregua a nuestro cerebro para descansar y recargar. El trabajo no se va a ninguna parte, todo estará igual cuando regreses.

5. La importancia de la respiración: recuerda respirar. Trata de ser consciente de cada respiración, tómate tu tiempo para alguna realizar alguna respiración profunda, incluso mientras estás en una reunión. Calma los nervios, la ansiedad y ayuda a alinear el estado físico y mental.