Ocio

Cómo viajar seguro y prevenir enfermedades

La medicina del viajero aporta la información y las recomendaciones necesarias para unas vacaciones seguras.

La medicina del viajero aporta la información y las recomendaciones necesarias para unas vacaciones seguras.

Planificar con antelación los viajes, acudir al médico si se tiene algún problema de salud que pueda condicionar el viaje e informarse adecuadamente en los Centros de Vacunación Internacional al menos con un mes de antelación son medidas que junto al Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación o las Unidades de Medicina Tropical de algunos hospitales, ofrecen la pautas necesarias para prevenir al máximo el riesgo de sufrir percances durante las vacaciones.

De hecho, muchas enfermedades infecciosas pueden prevenirse con una adecuada información, medidas preventivas como la vacunación adecuada, la toma de profilaxis contra algunas enfermedades como la malaria y la adopción de otras como el uso de repelentes de insectos, ropa y calzado adecuado.

Las enfermedades más conocidas por su riesgo de contagio son la malaria, el dengue, la fiebre amarilla y la hepatitis A o B. Sin embargo, existen otras como el virus de Chikungunya o el de West Nile que también son comunes en los países del trópico.

Por otro lado, y según explica el doctor Rogelio López-Vélez, coordinador de la Unidad de Medicina Tropical del Hospital Universitario Ramón y Cajal, de Madrid, en la presentación de la XII Jornada de Medicina del Viajero "el riesgo de enfermedad meningocócica también se ha visto incrementado en los últimos años por la movilidad de diferentes serogrupos. Especialmente en todo el continente americano, en Estados Unidos y Canada el tipo Y y en el cono sur con el tipo W, así como en Oriente Próximo también con el tipo W, donde está empezando a cambiar la situación epidemiológica de la enfermedad", añade. "Esto conlleva la necesidad de administrar nuevas vacunas antimeningocócicas más amplias que las tradicionales".

Claves para viajar seguro

Durante el viaje

• Beber siempre agua embotellada. Si es preciso, lavar las verduras con la misma.

• Seleccionar bien los alimentos y no consumir los que se sospechen en mal estado

• Adecuar el vestuario al clima de la zona tratando de mantener siempre la mayor protección corporal.

• No exponerse al sol sin protección y beber mucho líquido en casos de exceso calor.

• Es útil llevar un botiquín con desinfectantes y material de cura de fácil aplicación así como cremas solares, repelentes de mosquitos, medicamentos contra el paludismo y sales de rehidratación oral. También se recomiendan antibióticos y antidiarreicos.

• Si se mantienen relaciones sexuales con otras parejas hacerlo siempre con protección para prevenir las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual), Sida o Hepatitis.

Después del viaje

• Algunas enfermedades tropicales no se manifiestan inmediatamente. En caso de que se manifiesten síntomas como fiebre, tos, diarreas, dolores de cabeza, etc, es preciso acudir a un centro sanitario e informar sobre qué país se ha visitado.