Estos cereales no pueden faltar en tu dieta

La quinoa, el amaranto, la avena, el bulgur y el mijo son ingredientes tradicionales de Asia, América y África que nos aportan numerosos beneficios nutricionales.

Cada vez es más fácil acceder a alimentos cultivados en países lejanos, que pueden dar un toque único a nuestra dieta. La quinoa es un pseudocereal de tradición milenaria que se ha convertido en un alimento clave de muchas dietas. Su cultivo se remonta a la cultura inca (el nombre original es kinúwa) y actualmente se encuentra en países como Colombia, Argentina y Chile.

Por su alto valor nutricional, la NASA, la recomienda para la alimentación de sus astronautas y la FAO dedicó un año entero a la quinoa para subrayar su papel en la erradicación del hambre, la desnutrición y la pobreza.

Pero ¿qué tiene de especial este producto andino? Para empezar, la quinoa es muy rica en cobre, magnesio y fósforo y es uno de los pocos alimentos que contienen los nueve aminoácidos esenciales. Además, su grano es el que tiene más nutrientes por cada 100 calorías, fortalece los huesos y no tiene gluten.

En la cocina, puede añadirse a sopas y ensaladas, o bien transformarse en harina para hacer pan y bebidas. Además de la quinoa hay otros cereales poco conocidos que nos ayudan a tener una dieta sana y equilibrada, más rica en vitaminas, minerales y aminoácidos de lo que estamos acostumbrados. La fibra de la avena asiática, las proteínas del bulgur libanés, los carbohidratos del mijo indio o el calcio del amaranto africano mejoran nuestras recetas con sabores novedosos y aportan más salud a nuestros platos.

Estos son los cereales que no pueden faltar en tu dieta:

Mijo: cada vez más de moda, es un calórico cereal cultivado en Asia que ofrece muchos carbohidratos y es rico en almidón, magnesio, potasio, hierro y calcio.

Amaranto: las semillas de amaranto son una importante fuente de calcio, proteínas, ácido fólico y vitamina C. Además contienen aminoácidos esenciales como la lisana.

Avena: los copos de avena son un cereal que tiene más proteínas además de aportar un alto contenido en fibra, lisina, vitamina E y minerales como el hierro y el manganeso.

Bulgur: se trata de un grano de trigo de fácil digestión, muy rico en proteínas y glúcidos lentos. También contiene minerales como el hierro, el fósforo y el magnesio.