Actualidad

Cómo acabar con el infradiagnóstico del VIH

La meta es que para 2020 el 73% de los que viven con la enfermedad tengan la carga viral indetectable

El retraso en el diagnóstico está asociado a mayor tasa de morbimortalidad y transmisión del virus / Foto: Dreamstime
El retraso en el diagnóstico está asociado a mayor tasa de morbimortalidad y transmisión del virus / Foto: Dreamstime

La meta es que para 2020 el 73% de los que viven con la enfermedad tengan la carga viral indetectable

En un momento en el que el VIH ha pasado de ser una enfermedad mortal a convertirse en una enfermedad crónica, uno de los principales retos, a día de hoy, en la lucha por su control es la detección precoz. Y es que las personas con VIH no diagnosticadas son uno de los principales focos de infección, si no el más importante.

Como prueba un botón: según datos de 2016, se estima que en España viven en la actualidad entre 140.000 y 145.000 personas con la enfermedad, de las que aproximadamente una de cada cinco (18%) desconoce que está infectada. Esto supone unas 25.000 personas que no se benefician de un tratamiento antirretroviral y que, por tanto, están actuando como posibles transmisoras sin saberlo.

Estos datos plantean dos inconvenientes: uno de carácter clínico, porque a la persona con VIH que lo desconozca le van a seguir bajando las defensas, va a terminar desarrollando la patología y será más complicado su tratamiento; y otro de salud pública, porque esa persona está transmitiendo la enfermedad de forma inadvertida, lo que es la principal causa de su perpetuación.

Es por ello que España sigue teniendo un problema con la infección por el VIH: contamos con la prevalencia más alta de Europa Occidental, una tasa de infecciones nuevas superior a la media de la Unión Europea y de los países de Europa Central y la cifra de diagnósticos tardíos no ha bajado en los últimos siete años. Así, según el informe del Ministerio de Sanidad, en 2016 se detectaron 3.353 nuevos casos de infección por VIH en nuestro país.

Estrategia 90-90-90

Lo ideal sería que toda persona infectada con el virus estuviera diagnosticada, tratada y tuviera una carga viral indetectable. Y precisamente ese es el ambicioso objetivo que ONUsida estableció en 2014 y al que bautizó como «estrategia 90-90-90», que consiste en que, para el año 2020, en cada país al menos el 90% de las personas que viven con VIH esté detectado; que el 90% de los diagnosticados esté recibiendo tratamiento antirretroviral; y que el 90% de los tratados tenga una carga viral indetectable.

La meta se puede resumir en un sólo porcentaje: que para dentro de dos años el 73% de todos aquellos que viven con VIH tenga un carga viral tan baja que sea inapreciable.

Con ello lo que se conseguiría es lograr que las personas afectadas lo sepan lo antes posible para empezar su tratamiento de inmediato. Así, además de salvaguardar su salud, se contribuye a disminuir la posibilidad de transmisión a otras personas y a reducir el número de diagnósticos tardíos. Porque casi la mitad de casos que se detectan, se hacen tarde.

Aunque los que más tarde conocen su situación son las mujeres y hombres heterosexuales, donde más incidencia tiene el VIH es en hombres que tienen sexo con hombres: el perfil más habitual es el de un varón (84%) de unos 36 años, que tiene sexo con otros hombres (53%) y que ha nacido en España (63%).

Becas a la investigación

El diagnóstico precoz y el tratamiento inmediato, además del preservativo, son las claves para frenar la expansión del virus. En esta línea, la compañía farmacéutica Gilead Sciences, como muestra de su compromiso con la investigación del VIH, ha anunciado la convocatoria de la «Primera Edición de Becas a Proyectos sobre Diagnóstico y Derivación del Paciente con VIH al Sistema Nacional de Salud» con el objetivo de impulsar la realización de proyectos de investigación centrados en el diagnóstico y la derivación del paciente con esta enfermedad al Sistema Nacional de Salud que resulten beneficiosos para ellos, para la comunidad científica y, en definitiva, para la sociedad.

En el marco de la «estrategia 90-90-90» propuesta por ONUsida –y que cuenta con el apoyo de España en el Plan Nacional sobre el Sida–, Gilead ha anunciado esta nueva convocatoria de becas con una dotación económica de 150.000 euros que serán destinados a un total de cinco proyectos de hasta 30.000 euros cada uno. Esta iniciativa tiene como objetivo apoyar y ayudar a instituciones, clínicos y entidades no gubernamentales en sus proyectos de investigación en el área de diagnóstico y derivación de las personas con VIH.

Con esta iniciativa, Gilead Sciences espera conseguir, de una parte, un mayor conocimiento en el campo del VIH que ayude a combatir la enfermedad, y de otra, mejorar la calidad de vida de quienes la padecen.Y es que, alcanzar el objetivo de la estrategia 90-90-90 puede significar el principio del fin de la pandemia.