El 90% de los cánceres de próstata diagnosticados se puede curar

Nueve de cada diez casos de cáncer de próstata son diagnosticados cuando aún son potencialmente curativos, según un estudio que recoge información de 26 hospitales españoles que se ha presentado hoy en Barcelona.

El estudio se ha presentado en el 54 Curso de Urología de la Fundación Puigvert, que ha reunido hasta hoy a más de 600 expertos internacionales de 21 países en Barcelona. Promovido por la Asociación Española de Urología, ha permitido analizar una amplia muestra, de más de 4.000 pacientes diagnosticados, y sacar conclusiones sobre este tipo de cáncer, que es el segundo más frecuente en hombres y del que se detectan unos 25.000 nuevos casos cada año en España.

El trabajo se inició en 2010, lo que ha permitido disponer de una visión de la evolución de los pacientes cuatro años después. Los resultados revelan que casi un 90% de los cánceres de próstata se detecta en un estadio clínico que posibilita un tratamiento efectivo: un 37,7% de los casos diagnosticados son de tipo local de bajo riesgo, un 30,1%, locales con riesgo intermedio, y un 21,6%, localizados de riesgo alto.

El porcentaje restante, que corresponde a estadios clínicos con menos posibilidades de tratamiento efectivo, se desglosa en un 5,2% de cánceres localmente avanzados, un 1,1% con afectación linfática sin metástasis y un 4% metastásicos. El trabajo también ha calculado el porcentaje de probabilidades de fallecer según la tipología de cáncer de próstata.

Así, en los casos de cáncer de próstata localizado, la probabilidad de morir es del 0,9%; cuando se trata de cáncer de próstata avanzado, asciende hasta el 6,8%; y si hay metástasis sube al 40%.

Según ha explicado el director del servicio de Urología de la Fundació Puigvert y ex presidente de la Asociación Española de Urología (AEU), Humberto Villavicencio, "los datos ponen de manifiesto que el 41% de los casos de cáncer de próstata se detectan en hombres de entre 60 y 70 años y que la media de edad en la que se diagnostica este tipo de cáncer es de 68 años".

El doctor José Manuel Cózar, presidente de la AEU y director de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) del Complejo Hospitalario de Granada, ha subrayado que el estudio tiene un "gran valor", ya que hasta ahora no disponían de ningún registro nacional de este cáncer.

El estudio recoge que la prostatectomía -extracción quirúrgica de la próstata- es el tratamiento más usado, con un 35,3%, seguido de la radioterapia, con un 29%, y la hormonoterapia, con un 19,4%.

También se utilizan otros procedimientos como la braquiterapia o la vigilancia activa, pero con un porcentaje mucho menor. En el Curso de Urología de la Fundació Puigvert se ha abordado específicamente el uso de la cirugía robótica para la prostatectomía.

El curso ha contado, entre otros expertos, con el doctor Mani Menon, el primer cirujano del mundo que hizo cirugía robótica de próstata, el que desarrolló la metodología quirúrgica de la prostatectomía y que ha hecho 4.000 prostatectomías robóticas.

Según Villavicencio, la cirugía robótica aporta grandes beneficios para el paciente ya que "además del control oncológico, ofrece buenos resultados en continencia y preservación de la potencia". También supone incisiones mucho más pequeñas, menos pérdida de sangre y menos tiempo de recuperación.

Villavicencio es el primer cirujano que operó en España con el sistema quirúrgico robotizado Da Vinci en 2005, cuando la Fundación Puigvert se convirtió en el primer centro español que adquirió este robot. Desde entonces, esta fundación ha realizado 842 intervenciones con el robot Da Vinci.