Las bacterias de hospital matan más que los accidentes de tráfico

Un estudio español de la Seimc recopila datos de más de 80 centros y subraya que la mortalidad supera los 170 casos en sólo una semana

  • Datos y cifras de las bacterias más comunes según Epine y Seimc
    Datos y cifras de las bacterias más comunes según Epine y Seimc /

    Infografía

Tiempo de lectura 4 min.

06 de mayo de 2019. 18:51h

Comentada
Pilar Pérez Madrid. 6/5/2019

Las alarmas se disparaban la semana pasda tras el fallecimiento de dos bebés prematuros por una infección hospitalaria. El culpable es una bacteria, la Klebsiella, que, a pesar de formar parte de nuestro organismo –campa a sus anchas por nuestro intestino–, se vuelve agresiva y da lugar a importantes infecciones, sobre todo en episodios graves de neumonías. José Miguel Cisneros, director de la Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla y presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc), explica que «estamos ante un hecho bastante común, no sólo por la bacteria, sino porque las infecciones hospitalarias, aunque se vigilan y controlan, forman parte del día a día. Llegan a causar más muertes a año que los accidentes de tráfico».

Cisneros remarca que «hay que poner el acento en que la lucha contra las bacterias, la resistencia que provocan y la mortalidad que conllevan cuenten con un plan apoyado desde las administraciones públicas». Por ello, lamenta que la especialidad médica que se encarga de su estudio y control no esté reconocida y que no haya una partida económica para eliminarla.

Y esto se torna muy necesario, «cuando el año pasado hicimos un estudio en varios hospitales españoles. Examinamos el número de infecciones hospitalarias en 82 centros, las bacterias que lo provocaban y los pacientes afectados. Resulta que detectamos más de 900 casos y 177 muertes», subraya el presidente de la Seimc, que añade que están a punto de presentar los datos del mismo trabajo pero elaborado a lo largo de un año. «Será la primera vez que conozcamos cifras reales, y en España, de este problema. Ya no hablaremos de estimaciones como hacen en la UE».

Si bien hay formas de controlar las infecciones hospitalarias, también denominadas nosocomiales, resulta bastante complejo en pacientes en los que su vida está comprometida y «deben ser sometidos a procesos quirúrgicos agresivos en los que se han de exponer las vísceras. Siempre se conoce el riesgo, pero también el beneficio», recalca Cisneros.

Otro de los problemas existentes es la resistencia bacteriana a los fármacos, «porque el mal uso o abuso de los mismos limita su efectividad. Estos microorganismos vivos mutan, luchan por su supervivencia, y necesitan antibióticos cada vez más específicos y potentes. España está a la cabeza mundial en uso de estos medicamentos, pero debemos poner el acento en hacerlo bien, porque la OMS (Organización Mundial de la Salud) ya ha advertido de que la falta de efectividad de los mismos supone una amenaza para la Sanidad».

En el caso de los bebés prematuros, esto se ha quedado demostrado. Como apuntan los expertos, se trató de una acumulación de hechos, organismo inmaduro, poco peso y una bacteria oportunista. La Klebsiella, como apunta Cisneros, «es de las más frecuentes en el hospital y está presente sobre todo en los procesos de neumonía». Este tipo de bacterias pueden infectar los sistemas urinario o respiratorio, los catéteres intravenosos utilizados para la administración de medicamentos o de líquidos, las quemaduras, las heridas causadas durante intervenciones quirúrgicas o el torrente sanguíneo.

En raras ocasiones, las bacterias Klebsiella causan neumonía en las personas que viven fuera de un centro sanitario (en la comunidad), por lo general en alcohólicos, personas mayores, diabéticos o personas con el sistema inmunitario debilitado. Así, las bacterias Klebsiella, Enterobacter y Serratia residen en el intestino de muchas personas sanas, causando raras veces episodios críticos. Las infecciones con dichas bacterias suelen adquirirse en hospitales y centros de atención a largo plazo.

Últimas noticias