Actualidad

Los enfermeros piden más seguridad laboral

Un informe revela que el número de accidentes biológicos sufrido por estos profesionales ha aumentado en 940 casos desde el año 2013

Un informe revela que el número de accidentes biológicos sufrido por estos profesionales ha aumentado en 940 casos desde el año 2013

Publicidad

Más seguridad en el ejercicio de su profesión. Eso es lo que reclaman los enfermeros, quienes aseguran que, tras la aprobación de la nueva directiva europea que regula la bioseguridad –y que es de obligado cumplimiento desde 2013– no sólo no han disminuido los accidentes biológicos sino que, a lo largo de los años 2013, 2014 y 2015, han ido aumentando progresivamente tanto en hospitales como en centros de salud.

Así concluye el primer estudio realizado por el Observatorio de Bioseguridad, creado por la Mesa de la Profesión Enfermera (integrada por el Consejo General de Enfermería y por el Sindicato de Enfermería, Satse), con el objetivo de monitorizar y evaluar el grado de implantación y cumplimiento de la normativa sobre bioseguridad y que se presentó esta semana. Y «sus resultados no pueden ser más alarmantes», aseguran desde la Mesa.

Según los datos del trabajo, realizado a raíz de las encuestas a las «enfermeras centinelas» (que forman parte del Observatorio y que pertenecen a 144 hospitales y centros de salud de todo el territorio nacional), el 95,8% de los encuestados en hospitales afirma que se han producido accidentes biológicos entre los enfermeros (4.619 accidentes en 2013, 5.159 en 2014 y 5.560 en 2015). En centros de salud, por su parte, el 60,3% de los encuestados reconoce también que se han producido accidentes de este tipo: 98 en 2013, 108 en 2014 y 123 en 2015.

Y es que por su trabajo habitual, los profesionales de Enfermería constituyen el colectivo sanitario que mayores riesgos laborales tiene de sufrir un accidente biológico. Sin embargo, el estudio concluye que existe una considerable infradeclaración. Tanto es así que el 32% de los accidentes biológicos ocurridos en los hospitales y el 24% en los centros de salud no se declara ante el servicio de prevención. Ello eleva de forma sustancial la cifra real de accidentalidad por pinchazo, corte o salpicadura, respecto de los accidentes efectivamente registrados.

Publicidad

Medicamentos peligrosos

Publicidad

«Este hallazgo, detectado por el estudio pone de manifiesto el incumplimiento de la normativa vigente sobre bioseguridad sanitaria», según la Mesa. Incumplimiento que puede provocar que el enfermero que ha sufrido un pinchazo accidental se infecte con el virus del VIH, hepatitis B o C, principales riesgos de transmisión.

Otro aspecto que se analiza en el trabajo es el de la manipulación de los llamados medicamentos peligrosos, como los citotóxicos, habituales en el tratamiento del cáncer, entre otras enfermedades.

Porque aunque la Unión Europea recomienda para la manipulación de estos fármacos la puesta a disposición de todos los profesionales del equipo de protección individual (EPI) y la transferencia de fármacos en un sistema cerrado, además de formación e información suficiente a los sanitarios, según el informe del Observatorio de Bioseguridad, sólo en el 47,2% de los centros sanitarios existe un protocolo que obligue a la utilización de un sistema cerrado de preparación y administración de medicación peligrosa.

Además, en más de la mitad de los centros no se ha realizado una evaluación de los riesgos laborales que asumen los enfermeros que manejan productos citostáticos. Riesgos que incluyen que los profesionales puedan desarrollar algún tipo de cáncer, o sufrir malformaciones o abortos en caso de embarazo.