12 años del ataque terrorista de Bombay

Entre el 26 y el 29 de de noviembre de 2008, miembros del grupo terrorista islamista Lashkar e Tayyiba, realizaron un ataque coordinado

Durante tres días entre el 26 y el 29 de de noviembre de 2008, miembros del grupo terrorista islamista Lashkar e Tayyiba, realizaron un ataque coordinado en el que utilizaron desde explosivos a armas de fuego. Los objetivos más relevantes fueron una estación de tren, el centro judío Nariman House y los hoteles Oberoi Trident y el histórico Taj Mahal Palace & Tower. Está acción terrorista dejó 166 víctimas asesinadas y 237 heridos.

Hay muchos detalles de este ataque que nunca salieron a los medios, especialmente aquellos referidos a la sádica y extrema crueldad que los terroristas ejercieron contra los rehenes que capturaron en los hoteles: 15 en el Taj Mahal y 40 en el Oberoi Trident. También fueron víctimas de ese sadismo fanático el matrimonio que creó el Centro Judío Nariman House, tanto Gabriel y su esposa Rivka Holtzberg que estaba embarazada, ambos fueron asesinados con un terrible ensañamiento.

Más de diez años después nadie ha sido detenido por organizar estos atentados. Hafiz Saeed líder de la ONG Jamaat ud Dawa, es considerado por Estados Unidos el cerebro del ataque y tiene evidencias que su ONG es el brazo político del grupo terrorista Lashkar e Tayyiba, que ahora dirige su colega un “most wanted” llamado Mawlawi Latif. A pesar de esto en 2008 la justicia paquistaní le declaró inocente de cualquier implicación en el ataque.

Es bastante usual que un grupo terrorista, utilice una o varias ONG´s como pantalla política y medio de financiación. Lo hemos vivido con el terrorismo de ETA y es algo habitual también en el terrorismo de Hamas que dispone de una red de ONG´s que actúan como brazo político y medio de financiación. En España también hemos sido testigos de cómo supuestas ONG´s de carácter musulmán enviaban equipamiento militar al Estado Islámico.

Diez años después debemos enfrentarnos a un terrible dilema: ¿es posible un ataque terrorista como el de Bombay en Europa? La respuesta es sencilla: es completamente posible y en cierta manera el ataque de París en 2015 y el asalto a la Sala Bataclan ya demostraron nuestra vulnerabilidad.

Primero en Europa tenemos ahora mismo a radicales islamistas con una excelente preparación militar y experiencia de combate. Cierto que tenemos controlados a los que están regresando de Iraq o Siria, pero no sabemos nada acerca de cuantos pueden haber entrado como refugiados y que pertenecen al Estado Islámico o Al Qaeda.

Segundo. No es fácil en Europa conseguir el equipamiento militar que portaban los terroristas de Bombay, pero no es imposible. Por ejemplo España está a años luz de la capacidad que tiene Israel a la hora de escanear la carga que llega a sus puertos. Un problema fácil de solventar adquiriendo más equipos de escaneado de contenedores y programas informáticos que faciliten la trazabilidad de la carga que llega a España.

Tercero. Nuestra policía no dispone del equipamiento necesario para enfrentar a un grupo terrorista con equipamiento militar. Más aún, enfrentarse a ellos sería suicida para el policía que va protegido con un chaleco que nada puede hacer frente a las balas de un fusil de asalto y un arma reglamentaria cuya potencia de fuego no puede competir con el equipo de protección que podrían usar los terroristas. Solo unos pocos grupos de las FFSSE disponen del equipamiento necesario.

Conclusión que tras Bombay o Bataclan en Europa seguimos sin hacer los deberes y en gran parte es debido a esa maldita corrección política, ya que nuestros líderes prefieren seguir vendiéndonos la fantasía de que vivimos en un mundo seguro, cuando en realidad es todo lo contrario.

También este triste aniversario debe hacer pensar a todas las Comunidades Judías que no se dejen influir por esa falsa sensación de seguridad que nos venden y sigan trabajando para mejorar y reforzar la seguridad de sus centros y de su gente.

Evitar que en el futuro tengamos que enfrentarnos a tragedias como la de Bombay es también nuestra responsabilidad, ya nuestro voto será el que decida si tendremos políticos que nos protejan o políticos que prefieran mirar a otro lado, envueltos en su corrección y buenismo.