Cómo mostrar los dibujos de tus hijos en casa... ¡y que quede bien!

Los niños nos traen decenas de dibujos a casa con toda su ilusión y muchas veces no sabes qué hacer con ellos sin que se sientan mal. Y es que además... algunos son tan chulos que merecen su sitio en la casa. ¿Hay forma de exponerlos sin que quede “chapucero”? ¡Las hay!

Siempre podemos ponerlos en la nevera con un imán, pero hay muchas otras formas de que los dibujos hechos con todo el cariño por tus hijos ocupen un lugar especial en la decoración de tu casa. Sólo tenemos que dejarnos de “estándares” decorativos y abrir un poco la mente al mundo de los niños; a su colorido y su imaginación.

Aqui tenéis ejemplos de cómo hacerlo: enmarcándolos, pegándolos en la pared o en las puertas con blue tack, pinchándolos en corchos pegados en la pared o enmarcados, colgándolos de perchas, de cuerdas, de pinzas... Con un poco de cabeza... ¡todos contentos!