Política

Infancia, música y solidaridad. La mejor forma de iniciar a los niños en la cooperación. Descubrimos a The Fortynagers.

La mejor forma de educar es mediante el ejemplo. No hay duda. Por eso este grupo de “padres del cole” ha optado por mostrar a sus hijos que se puede disfrutar siendo solidarios. ¿Cómo? A través de la música.

Publicidad

Un día, en un concierto de violines solidiario organizado por un niño del Mirabal International School de Boadilla del Monte (Madrid), Sergio tuvo una idea. ¿Y si... en lugar de ir siempre a ver los conciertos de los niños... organizamos los papás uno para que vengan ellos a vernos? ¿Y si dedicamos nuestros esfuerzos a ayudar a alguna causa solidiaria y mostrar a los niños lo afortunados que somos y lo gratificante que es ayudar a los que más lo necesitan? El famoso “grupo de Whatsapp” del cole hizo el resto. Una lluvia de “me apunto” y “cuenta conmigo” fue el origen de THE FORTYNAGERS.

Un nombre que representa lo que son... un grupo de cuarentones con mucha marcha y ganas infiinitas de ayudar. Una banda de rock de nuestra época que el próximo 15 de junio dará un concierto en Boadilla del Monte para el que... ojo... han colgado el cartel de “entradas agotadas”.

Publicidad

13 padres (y madres) tocando y cantando sobre un escenario, que comparten con, por ejemplo, niñas de primaria que tocan la batería, la guitarra o el piano, el coro del cole, profesores de música y niños representando las coreografías que prepara otra mamá. Una lista interminable de voluntarios; adultos y niños. Todo un espectáculo que... a pesar de su corta experiencia... tiene todas las papeletas para ser divertido y emotivo.

Publicidad

Durante los escasos 5 meses que llevan ensayando han recaudado dinero a través de la venta de entradas, fila 0 y camisetas con su logo, que destinarán íntegramente a dos asociaciones que dedican todos sus recursos a ayudar a niños sin recursos en Uganda. Son Alas de Esperanza (ADE), que destinará el dinero a reparar pozos para que las aldeas tengan suministro de agua y Babies Uganda, que lo necesita para mantener un orfanato para niños ciegos. Todo lo que se recaude tendrá una consecuencia directa donde estas asociaciones trabajan.

Se ha creado un movimiento en el colegio que ojalá se repitiese en la sociedad. Los niños, concienciados, quieren ayudar, involucrarse, ser parte de este movimiento. El colegio y el propio Ayuntamiento de Boadilla del Monte ha apoyado desde el primer momento el proyecto y ha puesto a su disposición todo lo necesario. Las entradas se han agotado y nadie quiere perdérselo. A los miembros del grupo les paran para darles ánimos y alabar la buena causa y todos quieren llevar la camiseta de The Fortynagers. Ahora reina la emoción, el nerviosismo, las ganas, la incertidumbre... pero muchas muchas de pasarlo bien. ¡Suerte chicos!

Si queréis más información sobre el proyecto podéis visitar su web www.thefortynagers.com o seguirles en redes sociales @thefortynagers