DalasReview: “En España una acusación ya puede manchar tu carrera para siempre”

Por Carlos Navarro Ahicart

Hoy tengo la oportunidad de entrevistar a DalasReview, YouTuber español que, con solo 23 años, ha conseguido forjar uno de los canales de YouTube más grandes y populares de toda España, además de ser escritor de un best-seller y desarrollador de videojuegos. Principalmente conocido por su contenido de carácter humorístico y de entretenimiento, en ocasiones Dalas también se atreve a tratar temas más serios de la actualidad, bien sean de política o de algún suceso relevante.

Precisamente para ello le tenemos hoy aquí: para hablar en serio de un asunto que ya he tocado alguna vez en mis artículos. Y es nada más y nada menos que la persecución indiscriminada a la que se ven sometidos determinados políticos en nuestro país.

Buenos días, Dalas. España es un país bastante cainita. Nuestra clase política se ve, en ocasiones, perseguida sin ningún tipo de consideración. Basta con que exista un mínimo indicio de que alguien ha hecho algo fuera del marco ético social para que periodistas, el pueblo e, incluso, otros políticos se le echen al cuello. ¿Crees que esta actitud es válida dentro de un Estado de Derecho?

La verdad, creo que muchas veces lo que llamamos “presunción de inocencia” se tira por la borda. No digo que, necesariamente, siempre haya que esperar a un juicio para hacer una valoración personal, ya que en ocasiones hay gente que admite sus errores, pero incluso cuando alguien afirma ser inocente, y no hay pruebas para culparle, la masa comienza a tener una auténtica guerra contra la persona del momento. Y creo que es un error, especialmente a muchos políticos que les han acusado de cosas muy graves, y a pesar de que incluso en los juicios son declarados inocentes, la gente los trata como si fueran corruptos. No es justo para ellos ni para nadie, ya que parece que una simple acusación ya puede manchar tu carrera para toda la vida, incluso si no has hecho nada. Parece que a la gente le falte empatía, ¿si fueran ellos los acusados de algo, y fueran inocentes, les gustaría que se cometiera tal injusticia contra ellos? Obviamente no, pero aún así, lo hacen contra otros, y se les lanzan al cuello y les hunden en la miseria, porque sí.

Hay quien dice que resulta sano para la democracia que “la gente” sea quien juzgue a nuestros políticos por sus acciones, ya que son nuestros representantes. ¿No sería más una violación al principio de la separación de poderes?

Dalas: Definitivamente “la gente”, incluyéndome a mí mismo, no podemos estar preparados para valorar un caso tan complejo como cualquier juicio a un político. Una cosa es juzgar sus ideologías o decisiones, a las que tenemos derecho todos de opinar, siempre sin amenazar (algo que también olvidan mucho todos). Pero algo tan duro como un juicio, para algo existen los jueces, que conocen las leyes, saben valorar los casos, tienen acceso a todas las pruebas... no nosotros, que sabemos sólo una pequeña porción de las cosas, y sólo tenemos la opción de “matar o no matar”, sin siquiera conocimientos o capacidades para valorar. Además, si alguien es declarado inocente, muchos tienden a pensar que “el juez estaba comprado” y se inventarán cualquier excusa posteriormente para atacar a esos políticos, cuando la historia nos ha demostrado lo contrario, y que los jueces corruptos, también van a prisión. Repito: Deberían plantearse su falta de empatía y ponerse en el lugar de alguien con una carrera así, y ver si se sentirían bien de que la gente les acuse de cosas que no son. Hasta que la gente no evolucione en ese sentido, estamos condenados como sociedad.

Ante la ausencia de sentencia firme, ¿crees que el político en cuestión debería ser apartado de su cargo, como acostumbra a hacerse bien por medio de una votación parlamentaria, o bien por medio de la presión?

Dalas: A no ser que existan unas pruebas realmente contundentes y fuera por orden directa del juez, me parece un grave error. Para que la gente lo entienda, se lo plantearé así... Imaginemos que trabajan en un bar. Y viene un cliente y le acusa de haberle dado una jarra sucia. Usted sabe que la jarra estaba limpia y que el cliente sólo pretende acusarle para darle mala reputación. Y sólo por eso, sin investigación ni nada, le quitasen el bar. ¿Verdad que sería una injusticia? Pues para los políticos también. Los corruptos y gandules son unos pocos, que por desgracia, han terminado manchando la reputación de todo el resto de políticos. Y al parecer, la gente se alegra de cualquier cosa mala que le ocurra a estos. No está bien, es un error. Y cuando la gente se dedica a atacar la vida personal de un político, o a intentar vejarle de forma personal,... es que acaso no pueden debatir sus ideas, ¿y ya está?

Se han dado casos en los que, posteriormente a su dimisión, se ha declarado inocente o libre de cargos al político acusado. ¿Cómo recompensar el agravio al que se le ha sometido, que suele terminar definitivamente con su carrera política?

Dalas: Como justicia poética, el que le provocó esas cosas debería provocarle lo mismo. Como justicia “real”... difícil decirlo. Debería restaurarse su cargo y publicarse con la misma difusión que se difundió su acusación el hecho de que es un buen político, pero por desgracia, eso es casi una utopía. Es una lástima cómo cualquier persona que te quiera hundir, puede buscar dos tonterías y lanzar a una masa de gente ignorante a tu cuello, sin molestarse en valorar las cosas dos veces, y para siempre, se acabó tu carrera política.

Ha habido casos extremos en los que el acoso sistemático ha causado, incluso, la muerte de algún político. ¿Quién asume responsabilidades cuando esto ocurre? ¿Se trata de una utilización legítima de la libertad de expresión cruzada esta línea?

Dalas: La gente que utiliza la estupidez de “la libertad de expresión” para amenazar de muerte a alguien son unos absolutos ignorantes y un peligro para todos e incluso para ellos mismos. Esta gente no sólo tiene una agresividad interna descontrolada que requiere de terapia profesional, sino que además de estar cometiendo un gravísimo delito, y cada uno de ellos debería pagar penalmente por sus amenazas, encima, cometen el error más grave de todos: ser unos ignorantes. Porque la libertad de expresión termina cuando empiezan los derechos del otro. Las ideas pueden discutirse, pueden parodiarse, pueden ser mofadas o tomadas a risa... Pero lo que nunca debe hacerse es atrocidades como las que se cometen en redes sociales, especialmente en Twitter, que es un hervidero de gente ridícula amenazando de muerte a políticos, escritores, y a casi cualquier persona con la que no estén de acuerdo. Es un despropósito. Cada persona debería ser identificada con su DNI online, y al realizar este tipo de cosas, emitir un juicio rápido contra estos. El hecho de ser anónimos y no tener consecuencias les da más comida a esta clase de gente, y empeora de manera extremadamente negativa nuestra sociedad. El año pasado mismo vi cómo amenazaban con todo tipo de burradas a una escritora que estaba en contra del bullying escolar, y habían sacado unas frases de su libro de contexto, y la gente, sin información, comenzaron a acosarla gravemente. Me dio mucha rabia y pena su situación, y refleja lo más triste de esta sociedad. No hemos avanzado desde que en el medievo se gritaba “bruja!” y la gente se sentía bien por quemar viva a gente inocente.

Esto no ocurre solo en política. Incluso tú has sido perseguido por determinados personajes y medios en base a acusaciones vertidas sobre ti. ¿Cómo relatarías esta terrible experiencia? Tal vez sea necesario el testimonio de alguien no político para que la sociedad tome conciencia de ello.

Dalas: Yo personalmente he vivido varias veces esta situación. Por parte de horribles personas tratando de dañar mi carrera de una forma similar a la que lo hacen con los políticos, pero en lugar de acusarme de estupideces de corrupción, me acusaban de tonterías dignas de un villano de película. La primera vez que lo viví me pilló muy joven, con tan sólo 18 años, fue muy duro para mí y caí en una profunda depresión. Mi expareja y su nueva pareja se dedicaron hasta a pedir mi suicidio, a acusarme de yo ser cosas que en realidad eran ellos. Era gracioso ver la absurda hipocresía de sus palabras, diciendo que yo era un acosador cuando en realidad ellos eran quienes se dedicaban a acosarme por redes sociales mientras yo intentaba ignorarles. Y mucha gente vio lo mucho que mentían al ver los actos que estaban cometiendo mientras trataban de hacerse las víctimas. No entendí cómo había gente tan mala capaz de causar tanto daño con mentiras. Y lo peor, que esto lo hubieran iniciado gente que había sido mi amigo o incluso mi propia expareja. Gente a la que siempre quise y traté bien, que de pronto se enervaron y decidieron tratar de destruir todo por lo que había estado años trabajando. Vi que la escritora que mencioné antes también le ocurrió lo mismo, y a tanta otra gente que la primera vez que les ocurre les impresiona tanto ver a cientos de personas deseándote la muerte... Con el paso del tiempo, empieza a darte sólo rabia, luego te da hasta igual, y ya te lo terminas tomando a risa. Aunque hay algo que nunca superas, y es que ataquen a seres queridos para atacarte a ti. Esta gente lo sabe y cuando ya no les queda otra, intentan buscar tus lazos familiares o sentimentales para tratar de perjudicarte ahí también. Son gente sin ningún tipo de escrúpulos y lo peor es que tratan de mostrarte a ti como si fueras el malo y ellos los buenos, para justificar todos sus actos deplorables, cuando la realidad es que ellos son los verdaderos acosadores, maltratadores y malas personas. Pero hay gente que se deja llevar por palabrería y no analiza la situación lo más mínimo. Una desgracia.

Tan frustrante como injusto, sin duda. ¿Qué postura has adoptado a raíz de todo esto? ¿Vale la pena seguir enfrentándose a la sinrazón?

Dalas: Desde luego que no vale la pena. Desgraciadamente si quieres vivir bien, lo mejor es que no tengas fama, por mínima que sea. Al final, la fama, ya sea en el ámbito político, literario, o musical, termina creando cosas malas. Gente que se acerca por interés, falsos amigos, o gente que incluso intenta llevarte a la cama sólo para luego poder ir al programa de prensa rosa de turno para comentar privacidades sobre ti y tratar de tirar tierra sobre todo lo tuyo. Así son esta gente, y por desgracia hay mucha gente así, y por eso les dan tanta importancia a esta gente tóxica y sin escrúpulos para atacar con mentiras a otras. Yo personalmente he tomado la decisión de hacer un anuncio diciendo que se acabó alimentar a esta gente. Incluso cuando les ganas en todos los sentidos posibles, al final responderles sólo vale para echarle más leña al fuego. Así que para mí, este punto de mi carrera se terminará dentro de poco. Lo que sí que valdrá la pena será cuando tengan que explicar en un juzgado todas sus calumnias, la justicia va lenta, pero al final, termina repartiéndose para todas estas personas, y desde luego, nunca hay que dejar que gente así salga de una situación así sin respuesta. Obtendrán lo que venían buscando, y deberán responder por sus actos, en su debido tiempo. En cada uno de nosotros este tipo de personas debe recibir su merecido, sea quien sea y al nivel que sea, siempre hay que responder de forma contundente y ser muy constante y paciente. Estos procesos duran años, pero al final, terminarán arrepintiéndose de todo, de eso no me cabe la menor duda.

Háblanos más de tus nuevos proyectos. ¿Se trata de un punto de inflexión en tu canal y en toda tu carrera?

Dalas: Sí desde luego. Se terminaron para siempre las respuestas a toda esta gente ansiosa de atención. Pues dentro de poco se viene mi segundo libro, tras mi primer bestseller, esta vez he decidido tirar más por la fantasía juvenil. Y pronto se hará como mínimo una trilogía para esta nueva historia. Un libro donde los magos, hacen magia escribiendo en sus libros. Es todo una metáfora apasionante que creo que a la gente le gustará mucho y espero que se pueda traducir al Inglés. Mi objetivo final es lograr que uno de mis libros se transforme en película, eso será simplemente apasionante. También dentro de poco, para principios de 2018, se vendrá mi segundo single. También nuevos conciertos alrededor del mundo como justo ocurrió en México. Me encanta animar a la gente y bailar con ellos. Y además de eso, voy a lanzar nuevos videojuegos al mercado que hemos creado, que aún son confidenciales, pero pronto espero poder enseñarlos a todos y vean cosas geniales. Entre todo esto veo cómo con tantos proyectos que están rentabilizando y funcionando muy bien, si tan sólo tuviera un buen inversor detrás, las cosas irían mil veces más rápido. Pero todo llegará, si algo he aprendido de la vida a mi corta edad es que con constancia puedo ser capaz de conseguir absolutamente cualquier cosa.

Muchas gracias por tu tiempo y tu accesibilidad, Dalas. Te deseamos mucha suerte en esta nueva andadura y que pronto veamos los resultados de estas iniciativas.

Gracias a vosotros por la entrevista. Definitivamente la próxima será sobre mi nueva película! Hahahaha.

NOTA: esta entrevista fue realizada previamente a la publicación del vídeo “Adiós PARA SIEMPRE a las Polémicas” en su canal.

DalasReview es un YouTuber español que, con solo 23 años, ha conseguido forjar uno de los canales de YouTube más grandes y populares de toda España, además de ser escritor de un best-seller y desarrollador de videojuegos. Con él hemos hablado... de política.