Singapur (5): La habitación antibombas

Estábamos recién llegados a Singapur, nuestra hija nos enseñaba su casa y algo extraño llamó mi atención: una puerta blindada en el interior de la vivienda en un pasillo. Pensé que era el acceso a una escalera de emergencia o alguna salida a un patio interior. Para nada se me ocurrió lo que nos explicó nuestra hija.

Esa puerta daba acceso a la “habitación antibombas”, una especie de “habitación del pánico” que conocemos en algunas viviendas de Occidente. Es una estructura reforzada y con arquitectura independiente del resto de la vivienda, una especie de estructura interna, como lo sería, por ejemplo, la de un ascensor interno, que en caso de bombardeo protegería a los habitantes de la casa.

La historia de Singapur ¿justifica esta medida de seguridad tan drástica? Lejos ya las invasiones británica y japonesa de la II Guerra Mundial con terribles bombardeos durante la llamada Batalla de Singapur, no tan lejos las Guerras de Indonesia y Guerra de Vietnam y mucho más recientes las veleidades nucleares de Corea del Norte, hacen del sudeste asiático una zona, ahora en paz, pero de pasado turbulento e incierto futuro.

Singapur, no lo olvidemos, fue expulsada en 1965 de la Federación Malaya por los violentos conflictos étnicos que se producían. Una vez independiente, los inteligentes dirigentes políticos de Singapur, entre las acertadas medidas económicas y disciplinarias a las que he hecho referencia en anteriores crónicas, impusieron una presidencia de la República rotativa entre las diferentes etnias que componen el país.

Hoy la convivencia entre etnias y religiones es ejemplar. La libertad de culto, la de enseñanza, el uso de los idiomas de cada minoría, los barrios como China Town, Little India, Barrio Árabe y otros, aunque suponen concentraciones de diferentes etnias o religiones, son barrios abiertos, eminentemente comerciales y con gran afluencia turística, nada que ver con algunos barrios de ciudades europeas donde, en ocasiones, ni la policía puede tener acceso.

Así las cosas, Singapur conserva el servicio militar obligatorio de dos años para los varones (hasta hace poco era de dos años y medio) y voluntario para las mujeres. Hay un margen de años para la incorporación a filas lo suficientemente amplio como para permitir la finalización previa de los estudios universitarios.

Traigo el tema a las páginas de La Razón, no por un interés personal, de un profesional de la milicia, sino por interés general. A muchos de mis lectores impresionará como a mí, que un país de apenas cinco millones y medio de habitantes, con un cuarenta y cinco por ciento de inmigrantes, tenga establecido un servicio militar obligatorio de dos años, del que solo la condición física excluyente puede librarles.

Singapur invierte nada menos que el cinco por ciento (5%) de su PIB en defensa. Con esta importante inversión económica la Fuerzas Armadas de Singapur son las más avanzadas en tecnología de todo el sudeste asiático.

Seria extenso y pienso que de escaso interés pormenorizar el armamento de que disponen sus Fuerzas Armadas, todo el moderno y disponible. Me limitaré a lo más destacado.

Ejercito de Tierra:

50.000 efectivos + 300.000 reservistas que reciben un adiestramiento continuo.

Tres Divisiones de Infantería Mecanizada

Una División de Acción Rápida

Batallones de Artillería, de Ingenieros, y de reconocimiento.

950 transportes acorazados de tropas M113A2 ULTRA

Lanza cohetes autopropulsados

1000 Misiles anti tanque SPIKE- LR

3000 Lanzacohetes Matador

Cientos de vehículos de transporte de tropas y de artillería autopropulsada.

Armada:

3 Bases Navales

9 submarinos

6 Fragatas lanzamisiles

6 Corbetas lanzamisiles

12 Lanchas torpederas

4 Buques anfibios y de transporte de tropas

Cazaminas y buques auxiliares

Ejercito del Aire:

8 Bases Aéreas con 23 Escuadrones y 4 Grupos de Artillería antiaérea.

50 Cazas bombarderos Boeing F-155/SG Strike Eagle

22 Caza bombarderos Lackheed Martin F-16C

40 Caza bombarderos F-16D

Aviones de reconocimiento, patrulla marítima, transporte de tropas, aviones no tripulados...

Helicópteros de combate, reconocimiento, transporte de tropas

Unas Fuerzas Armadas muy bien adiestradas, con un material muy moderno y un alto presupuesto que las convierten, como hemos apuntado, en el mejor ejército del sudeste asiático.